Con motivo del Día Internacional del Orgullo LGTBI, otro año más, desde la Unión Democrática de Pensionistas y Jubilados de España queremos reivindicar la defensa de los Derechos de las personas LGTBI.

Nos sumamos a la reivindicación del año 2019, como el año de “Mayores Sin Armarios: ¡Historia, Lucha y Memoria!”, declarado y promovido por la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Trans y Bisexuales, FELGTBpara dedicar todo el año a las personas Mayores LGTBI y a la memoria histórica.

Como organización de la sociedad civil, en MayoresUDP estamos comprometidas a trabajar para la erradicación de todas las barreras que suponen una discriminación y una vulneración de los derechos humanos.

De esa manera, apostamos por la diversidad, solidaridad y el respeto a las diferencias para  hacer frente especialmente, a los falsos esterotipos, edadismos y roles establecidos hacia las Personas Mayores, pero también del resto de personas que con independencia de su edad, conforman el colectivo LGTBI.

En palabras de Paca Tricio, Presidenta de UDP: «Una de las expresiones más comunes del edadismo consiste en tratar de homogeneizar a la población mayor como si al cumplir años, desaparecieran nuestras diferencias individuales, para acabar creando una amalgama de identidades, sexualidades, sentimientos y condiciones personales y culturales, compartidas por igual por todas las personas».

Mayores LGTBI visibles y empoderadas, para avanzar a una sociedad para todas las edades

Existen mujeres mayores lesbianas, hombres mayores gays, personas mayores transexuales pero también personas mayores con discapacidad, también LGTBI. La realidad de las personas con discapacidad LGTBI suele ser muy poco visible, una comunidad que sigue estando aislada, excluida y discriminada, sin apenas ventanas de expresión, como bien pone de relieve el manifiesto elaborado por CERMI y CERMI Mujeres con motivo del Orgullo LGTBI 2019, en el que reclaman una “sociedad que no señale, no aparte y no discrimine a nadie”.

Desde las organizaciones que representamos a las personas mayores también debemos empezar a normalizar la diversidad en nuestras reivindicaciones a las administraciones públicas, en las políticas de envejecimiento activo. Reivindicar su participación social y en exigir servicios asistenciales que se ajusten a las propias necesidades de las mayores LGTBI.

En este sentido, la Fundación 26 de Diciembre, asociación adherida a MayoresUDP, vela por el logro de los derechos y la dignidad del colectivo de Mayores LGTBI. Trabaja por conseguir espacios físicos y sociales de libertad y respeto a los mayores LGTBI, para así tratar de cubrir sus necesidades particulares y colectivas.

Asimismo, seguimos reivindicando y apoyando la aprobación de la Proposición de Ley contra la discriminación por orientación sexual, identidad o expresión de género y características sexuales, y de igualdad social de lesbianas, gais, bisexuales, transexuales, transgénero e intersexuales, comúnmente conocida como Ley de Igualdad LGTBI, ya que la consideramos como un paso imprescindible para garantizar que las personas LGTBI alcancen una igualdad legal con respecto al resto de la sociedad.

Derechos LGTBI en España

Desde Mayores UDP buscamos construir una sociedad más justa y solidaria donde no existan diferencias por cuestión de sexo, edad o situación de salud. Queremos mostrar nuestro apoyo al manifiesto de la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Trans y Bisexuales y que podéis leer en las siguientes líneas y os deseamos a tod@s un feliz Orgullo!!

#NiUnPasoAtrás

Como cada año, al margen de la convocatoria de la manifestación estatal, que tendrá lugar en Madrid el sábado 6 de julio, numerosas ciudades españolas han organizado marchas con motivo del Día del Orgullo LGTBI (28 de junio) para seguir denunciando las discriminaciones que sufren las personas LGTBI y reivindicar la igualdad de derechos, accede a las convocatorias por ciudades aquí.

 

MANIFIESTO ORGULLO LGTBI 2019

RESISTENCIA TRANS porque en 1969, ellas, travestis y mujeres transexuales, racializadas y precarias, tiraron las primeras piedras ante un sistema corrupto, quebrado e injusto que nos violentaba y agredía día a día. 50 años después, las personas trans somos consideradas incongruentes de género y medio siglo después gritamos de nuevo que la transexualidad no es una enfermedad ni necesita ser diagnosticada, ni tampoco requiere tratamiento psicológico o psiquiátrico. La autodeterminación del género es un derecho y el concepto “incongruencia”, un insulto.

Muchos de los problemas que tenemos las personas trans afectan a cuestiones que sólo a través de las competencias del Estado se pueden abordar, por ello, volvemos a insistir un año más en la urgente necesidad – porque es una necesidad y no un capricho – de que la Ley Estatal de Igualdad LGTBI, que contiene en su seno toda una ley trans, se apruebe con la máxima celeridad posible. Es un momento de vida o muerte para muchas de nosotras, sobre todo para las más vulnerables: las migrantes, las menores, las mayores, las racializadas, las que se encuentran en una situación de precariedad económica y denostación social. Pero, además, de poco sirven las leyes que se aprueban y no se cumplen o desarrollan, como en la Comunidad de Madrid, dejando desprotegidas a todas las personas que supuestamente tienen el deber de proteger. Por eso exigimos al gobierno madrileño que cumpla con su deber y desarrolle le ley LGTBI y la Ley Trans.

MEMORIA COLECTIVA por quienes no han llegado hasta hoy. Recordamos en este momento a todas aquellas personas ausentes y también a esas otras que han perdido injustamente el derecho a vivir su identidad y su sexualidad con dignidad. En un día como éste, en un día de Orgullo, dignidad y reivindicación, no dejamos pasar la oportunidad de volver a recordar a todas las personas que históricamente han sufrido agresiones, verbales o físicas, por su orientación sexual o su identidad y/o expresión de género en todo el mundo, también en nuestro país. No vamos a dar ni un paso atrás.

Somos aquellas personas mayores que fueron detenidas, las que no pudieron vivirse en libertad porque la represión existente en tiempos grises era tan grande que quizá no hacía falta la detención efectiva ya que el terror imperaba. Algunas de esas personas LGTBI estamos vivas, aquí, y hemos sufrido una vida de persecución y represión y merecemos reconocimiento. Muchas otras ya no están presentes, las perdimos por el camino. Sois nuestro pasado, nuestra historia y nuestra memoria.

Estamos aquí también para dar esperanza a aquellas personas que no pueden manifestarse, que no pueden vivirse y que no pueden amarse en libertad, porque a día de hoy la homosexualidad, la bisexualidad y la transexualidad están castigadas penalmente en 70 países y ser lesbiana, gay, trans o bisexual está castigado con la pena de muerte en 11 más.

LUCHA COMÚN porque ante un pasado lleno de discriminación, de odio y de violencia, un pasado oscuro, un tiempo gris al que la extrema derecha y sus aliados quieren devolvernos y un ostracismo al que quieren enviarnos. No vamos a ceder. No vamos a dar ni un paso atrás. Seguiremos construyendo juntas, juntos y juntes un horizonte en el que ninguna persona pueda ser discriminada ni por su orientación sexual, ni por su identidad o expresión de género, ni por su pertenencia a una familia diversa, pero tampoco por otros motivos como su etnia, edad, origen, género, capacidades… Los derechos fundamentales y la dignidad de cada persona deben ser los ejes centrales sobre los que se construya cualquier sociedad decente.

Tengamos memoria histórica y no olvidemos que quienes nos violentan, agreden y discriminan son aquellos que se enorgullecen de su machismo, de su misoginia, de su racismo, de su xenofobia, y de su homofobia, transfobia y bifobia, así como aquellos que les apoyan directa o indirectamente.

MEMORIA HISTÓRICA porque a través de ella combatimos el edadismo, la invisibilización, la discriminación y el olvido. Memoria histórica por justicia social, porque los derechos humanos LGTBI se han logrado gracias a la lucha de innumerables personas que ahora son mayores y a través de numerosas organizaciones que nos han dado unidad de acción, de criterio y de discurso.

 

Las personas mayores LGTBI exigimos respeto y que se atiendan particularmente nuestras necesidades vitales, sociales y económicas. Nuestra memoria puede servir de ejemplo para todas las edades, nuestra experiencia para enseñar a otros y nuestros logros como base para seguir luchando por una sociedad en la que la igualdad real sea un hecho y no una mera declaración.

SUPERVIVENCIA porque a través de nuestra resiliencia hemos sobrevivido, nos hemos reinventado, hemos logrado apropiarnos del insulto y hemos aprendido a ser solidarias las unas con las otras. Somos la herencia de aquellos pequeños grupos dispersos que fueron capaces de generar una ola de cambio, un movimiento que ha hecho historia, que ha cambiado la vida de millones de personas, que ha traspasado fronteras y contagiado a otros países y culturas haciendo, de este avance social sin precedentes, un espacio de libertad y de orgullo, un avance que hemos hecho con el apoyo de los movimientos sociales, feministas, laicos… pero no todo el colectivo ha avanzado a la misma velocidad, las personas trans, las bisexuales, las lesbianas, las VIH + y otras muchas más: mayores, menores, positivas, migrantes… tenemos todavía mucho que reivindicar y menos que celebrar.

Porque tenemos memoria, no consentiremos ni un solo ataque más a nuestra dignidad, y por decencia democrática, tampoco permitiremos ni un solo paso atrás en nuestros derechos

Combatiremos las terapias aversivas. Defenderemos la educación en diversidad, protegiendo a nuestras familias y dando referentes a los menores LGTBI. Defenderemos el derecho a ser, a amar y a expresarnos en libertad. Combatiremos la serofobia y el estigma social asociado al VIH.

Hoy estamos aquí para reconocer a las personas mayores LGTBI

Mayores Sin Armarios: ¡Historia, Lucha y Memoria!

 

Para garantizar jurídicamente nuestros derechos, para alcanzar la igualdad legal de nuestro colectivo en todo el país, por la protección de lesbianas, gais, bisexuales, trans e intersexuales.

 
¡Ley estatal LGTBI ya!
FELIZ ORGULLO 2019