Al sufrir algún tipo de enfermedad, si tenemos algún virus o infección es imprescindible consumir algún tipo de medicamento, para poner solución a la dolencia en cuestión. Pero se ha demostrado cómo la ingesta de determinados fármacos puede desencadenar en una sordera temporal o permanente. Son los conocidos como ototóxicos, ya que perjudican visiblemente la salud auditiva.

Dichos medicamentos, que provocan daños para la capacidad auditiva, afectan al oído interno y pueden ser de dos tipos: vestibulares o cocleares. Los daños vestibulares son los responsables del origen de la pérdida del equilibrio o de los vértigos.

Aunque no sea muy común, los problemas auditivos derivados del consumo de determinados fármacos forman parte de los efectos secundarios de los mismos. Por ejemplo, la ingesta muy elevada de aspirina puede desencadenar en una hipoacusia temporal.

En el caso del tratamiento contra el cáncer hay varios antibióticos o medicamentos que ponen en riesgo la salud auditiva, llegando a producir sordera permanente. Otros fármacos utilizados para tratar infecciones respiratorias en procesos de fibrosis quística o para solucionar problemas de meningitis puede producir también problemas auditivos, ya que acaban con las células sensoriales, que procesan el sonido y el movimiento. De la misma manera, algunos medicamentos diuréticos enfocados a tratar paros cardiacos o hipertensión también influyen negativamente en el correcto funcionamiento de nuestros oídos.

En un estudio realizado por American Journal of Epidemiology publicado recientemente, se revela que el consumo prolongado durante años de ibuprofeno puede provocar problemas de sordera. El estudio se ha realizado con una muestra de 55.850 mujeres con edades comprendidas entre los 44 y 69 años, y del mismo se ha extraído que las que lo tomaron regularmente a lo largo de 6 años o más incrementaron en un 10% el riesgo de pérdida de audición.

Cuando estos síntomas se prolongan más de lo normal, o se convierten en crónicos, hay soluciones auditivas para minimizar los efectos que estos producen, como por ejemplo el uso de audífonos, implantes cocleares u otros dispositivos.

Para valorar el grado de pérdida auditiva, en Audifón te ofrecemos la realización de una audiometría completamente gratuita que orientará considerablemente sobre cuál es la mejor solución auditiva para cada caso. Además, en cada uno de nuestros centros ponemos a tu disposición un cualificado equipo de audioprotesistas que te asesorarán a la perfección y tratarán de solucionar de la mejor forma tu problema auditivo.

Si lo que necesitas para mejorar tu audición es un audífono, con su compra podrás disfrutar de una amplia gama de servicios. Puedes beneficiarte por ser cliente de Audifón de un entrenamiento auditivo totalmente gratuito, atención personalizada, adaptación del audífono y un sinfín de promociones exclusivas.

Si notas que tu capacidad auditiva está algo más deteriorada por la ingesta de algún medicamento o por cualquier otro motivo, estás a tiempo de ponerle solución cuanto antes visitando nuestros centros Audifón, y no tendrás que preocuparte más por no oír todos los sonidos que deberías. No olvides que oír bien es vivir bien, y con nuestra ayuda podrás conseguirlo.