Microedadismos: «Decían que a su edad era normal tener achaques»

«le decían que a su edad era normal tener achaques» Compartimos el testimonio anónimo sobre una situación vivida en una consulta médica.
Comparte esta noticia

Mi madre falleció en noviembre de 2019. La llevé a urgencias una noche, obligada, porque llevaba unos meses muy fatigada.

Tenía 82 años, y llevaba toda la vida de dolores con artrosis lumbar, reúmas, infecciones de orina y otros menores. De 1,68 pasó a medir 1,45.

Junto a su marido, acudía a las consultas puntualmente, donde le recetaban un lote de medicinas, analgésicos cada vez más fuertes.

En Madrid, barrio de Tetuán, la población ha envejecido considerablemente, las consultas son gran mayoría de personas mayores.

Como supe después, le decían que a su edad era normal tener achaques, y más con la reciente pérdida de su hermano, y ni la auscultaban o exploraban.

Todo lo más, le prescribían unos aerosoles, que ella no conseguía tomarse, porque nunca aprendió a absorber.

Así, en urgencias de la Jiménez Díaz, de madrugada un 12 de noviembre, mi sorpresa fue la cara de un doctor que me decía que mi madre tenía una insuficiencia cardíaca crónica, que con un simple electro se habría visto hacía meses, si no años, y que no podían hacer nada, pulmones encharcados, y arterias dilatadas.

A las 12 de la noche mi madre y yo estábamos hablando de lo que repetían las albóndigas, y me pedía que descansara un poco. A las 2 ya entró en coma. Y murió dos días después. Nunca reuní el valor de ir a ver a ese médico de cabecera que les atendió.

Mi padre me pidió que le acompañara, pasados los primeros días, a cambiarse de médico. Y aún justificó su solicitud con problemas con la franja horaria. Yo respeté su decisión.

Aún hoy me pregunto si ese facultativo sigue prescribiendo sin explorar, y extrañamente animando a sus pacientes en sus enfermedades con un «a tu edad ya se sabe».

No sólo la vida de mi madre era valiosa, también su calidad de vida. Fue autónoma por decisión propia y tenacidad, hasta el último momento, a pesar de estar tan enferma y no saberlo.

Con eso me quedo, da igual la edad, las personas mayores tienen una historia de vida, capacidad de obrar, y derecho a elegir. Dan continuidad y sentido a esta carrera de relevos que es la vida.

Gracias a UPD por brindar esta oportunidad de contar experiencias, y por el trabajo extraordinario en la recuperación de unos valores olvidados, en el cambio de paradigma.

Un cordial saludo.

Anónimo.

Participa con tu vivencia en Microedadismos de mayoresudp.org

Con la sección microedadismos, en MayoresUDP queremos dar a conocer Testimonios, vivencias de personas que ha vivido situaciones Edadistas (Discriminatorias por edad) o experiencias que nos ayuden a reflexionar sobre cómo las sociedad se comunica y se relaciona con nosotras, las personas mayores.

¿Alguna vez te han gritado por equivocarte? ¿Te han tratado de forma despectiva por ser mayor en un comercio? ¿A la hora de realizar gestiones? ¿Te han hecho sentir que eres demasiado viejo/a?

¡Cuéntanos tus vivencias, experiencias y opiniones!

También puedes contarnos una experiencia de un ser querido o una persona conocida y cuya vivencia quieras contar.

Escribe tu testimonio

Redimensionar fuente
Modo contraste
www.mayoresudp.org utiliza cookies que permitirán mejorar tu experiencia como usuario y, en cumplimiento de la LSSI (LEY 34/2002, de 11 de julio, de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico, modificada por el RD 13/2012 en su artículo 22.2),    Más información
Privacidad
Abrir chat