Un reciente estudio realizado en Estados Unidos desvela que un alto tanto por ciento de personas mayores es reacio a tratar la pérdida de audición. Según los datos desvelados, más de la mitad de los encuestados admite tener algún grado de sordera, pero únicamente uno de cada seis decide usar audífonos para oír de nuevo.

Entre las causas más frecuentes que impiden a estas personas tratar su pérdida auditiva destaca el miedo o el pudor a las reacciones que el uso de audífonos puede producir en quienes les rodean. Es decir, un temor infundado a parecer débiles o ridículos que les cohíbe a la hora de poner solución a sus problemas de audición.

Esta percepción contrasta con las conclusiones de otros muchos estudios realizados por expertos en salud auditiva, que afirman que los audífonos son la herramienta más eficaz y cómoda para combatir la presbiacusia, es decir, la pérdida de audición generada por el desgaste del sistema auditivo manifestada principalmente en la vejez.

Estas investigaciones se centran en los beneficios del audífono para la capacidad auditiva de las personas mayores y, por tanto, en su calidad de vida, que mejora considerablemente cuando estas vuelven a oír correctamente y a percibir los estímulos de forma adecuada. Y es que está demostrado que no escuchar bien entorpece la comunicación de las personas sordas, generando en ellas episodios de estrés y, en muchas ocasiones, situaciones de aislamiento e incluso comportamientos depresivos.

La dificultad para mantener conversaciones en grupos de varias personas, la necesidad de subir constantemente el volumen de la radio y la televisión, la incapacidad para diferenciar sonidos agudos o  los problemas para oír un ruido de fondo son algunas de las alarmas que saltan cuando una persona está teniendo problemas de sordera. Es en estos casos cuando se debe acudir a un especialista en la salud del oído, ya que no resolver una leve presbiacusia puede derivar en una complicación mayor.

Precisamente sobre la prevención, el mencionado estudio estadounidense revela también que el 14% de los participantes en su encuesta se había realizado a lo largo de su vida una o dos pruebas auditivas, y que un 16% jamás había acudido a revisar el estado de su audición. Mientras, los expertos en la salud auditiva recomiendan visitas periódicas al audioprotesista para controlar los procesos auditivos, detectar posibles problemas de oído y, en el caso de que estos aparezcan, encontrar lo antes posible una solución adaptada a cada paciente y definitiva.

Esta solución pasa, en la mayoría de los casos, por el uso de audífonos, considerados herramientas clave para recuperar la audición con todas las garantías. Estos pequeños y discretos dispositivos, que actualmente incorporan en sus mecanismos las tecnologías más avanzadas, son la opción más recomendada para volver a escuchar con total comodidad. Sobre ellos, es importante señalar además la existencia de otros estudios que revelan una actitud tolerante y positiva ante las personas que deciden confiar en los audífonos para recuperar, no solo su audición, sino las riendas de su vida a través de ella.