Julio Cervera Baviera, Marconi, John Ambrose Fleming, Jagdish Chandra Bose, Lee de Forest Fesseden, Reginald Fessenden , Alexander Popov, David Sarnoff, o Reginald Fessenden, son todos nombres ligados a la historia de la radio.

Desde que el 28 de marzo de 1896, se hiciera la primera transmisión sonora de Marconi, todo el mundo entendió la importancia que aquel aparato iba a tener en el desarrollo de las comunicaciones. Dieciséis años más tarde, el 13 de agosto de 1912, Estados Unidos aprobó el `Tratado de radio´, donde pasó a considerarse un bien común.

La extensión mundial del invento no tardó en llegar. En África, en la década de los años 20, se escucharon las primeras radiodifusiones en el área subsahariana; en 1923, se hizo la primera radiodifusión experimental en Johannesburgo (Sudáfrica); en 1927 en Kenya con la llegada de la East African Broadcasting Corporation (EABC) que retransmitía noticias de la BBC en las colonias. La radiodifusión inglesa directa empezó en 1928. Las difusiones estaban destinadas a los colonizadores de raza blanca que escuchaban noticias desde sus hogares y otras partes del mundo.

En América, se inició un 27 de agosto de 1920, con la transmisión del Parsifal de Wagner por “Los Locos de la Azotea” en el Teatro Coliseo de Buenos Aires, Argentina. Siendo reconocida como la primera radiodifusión pública en Argentina, siendo precisamente es, el Día de la Radiodifusión en este país.

Y en Estados Unidos, el 18 de octubre de 1922, la BBC, de propiedad privada, fue la primera organización nacional de radiodifusión del mundo y fue fundada por la British Broadcasting Company Ltd.

En España las primeras emisiones radiofónicas se hicieron a través de Radio Ibérica de Madrid, a finales de 1923 y principios de 1924. Siendo en octubre de 1924 cuando EAJ1 de Barcelona inicia la primera emisión diaria y de carácter regular.

El 30 de octubre de 1938, se difundió la novela La guerra de los mundos de Orson Welles, provocando un cataclismo social que pondría de manifiesto la influencia que había adquirido la radio en la vida de la gente, convirtiéndose como se vería posteriormente en un instrumento útil y muy peligroso.

La radio se ha utilizado para divertir, acompañar, informar, manipular, y adoctrinar a los ciudadanos de este convulso mundo de guerras, entreguerras, dictaduras y dictadores, locos, defensores de derechos humanos, y demás. Entonces no había televisión, ni Internet y la gente se sentaba alrededor de la radio para oír el parte, los discursos de los políticos de turno, los acontecimientos deportivos, los programas de entretenimiento…

Toda la historia del siglo XX no se entiende sin la radio. Aquella primera emisión de 1896 cambió radicalmente nuestra relación con el mundo y la forma de comunicarnos.

Hoy la radio es, según la ONU además de un medio de comunicación de bajo costo, especialmente apropiado para llegar a las comunidades alejadas y a las personas vulnerables como los analfabetos, los discapacitados, las mujeres, los jóvenes y los pobres, es una plataforma para intervenir en el debate público, independientemente de cuál sea el nivel de educación de los oyentes. La radio desempeña, asimismo, un papel importante y específico en la comunicación en situaciones de emergencia y en las operaciones de socorro.

Y aunque, los servicios radiofónicos de la radio están experimentando cambios importantes, adaptándose a las nuevas tecnologías de banda ancha, a los dispositivos móviles y las tabletas, todavía hoy en día hay cerca de mil millones de personas que no tienen todavía acceso a la radio.

El Día Mundial de la Radio que esta edición está dedicado a la juventud, fue proclamado por primera vez por la Conferencia General de la UNESCO en el año 2011, a propuesta de España, con el objetivo de elevar el conocimiento entre el público y los medios de comunicación sobre la importancia de la radio; alentar a los dirigentes para establecer y dar acceso a la información a través de la radio; así como la mejora de la creación de redes y la cooperación internacional entre los organismos de radiodifusores.

 

Niña Maasai con una radio de sol/viento mientras cuida del ganado, Terrat, Tanzania. © UNESCO/Yusuph Al-Amin

Niña Maasai con un radio de sol/viento mientras cuida del ganado, Terrat, Tanzania. © UNESCO/Yusuph Al-Amin

Pese a que mucha gente opinaba que el avance de Internet, iba a matar a la radio, lo cierto es que hoy  todavía hay miles de personas que por distintos motivos no acceden a la Red, y su único medio de información es la radio. Así lo entiende la directora general de la UNESCO Irina Bokova “La radio permite, mediante la difusión de la información, crear un sentimiento común de pertenencia. Ayuda a las comunidades a romper su aislamiento en situaciones de conflicto armado, tensión política o drama humanitario. La radio es el medio que utiliza hoy día la UNESCO para difundir mensajes de emergencia sanitaria en respuesta al ébola. Y es también la radio el medio que permite recrear el vínculo social en las comunidades de refugiados, y en el que se apoya la UNESCO para difundir la educación, la cultura y la información, mediante el respaldo precisamente a las emisiones creadas y dirigidas por jóvenes.

Para conocer como se hace la radio en otros sitios del mundo, especialmente en Africa y America Latina, y la importancia como instrumento de cohesión y de educación que tiene en esta parte del mundo, la UNESCO ha propuesto una serie de actividades a las que cualquier ciudadano puede unirse. Por ejemplo puede mostrar su apoyo a este medio de comunicación y contar cuanto ha significado la radio para usted  publicando su apoyo, incluyendo el hashtag oficial #DiaMundialdelaRadio y etiquetando @UNESCO_es en Twitter.

Desde aquí, ¡Feliz Día de la Radio a todos!