De las treinta personas que ya se han apuntado, la mayoría son matrimonios. Y entre los que están solos, hay más mujeres que hombres, señala su presidente Jose María Alaejos, quien ya colaboró ebn la puesta en marcha de otra experiencia de apartamentos para mayores en Valladolid, Profuturo.

Todavía quedan unos cincuenta cooperativistas para completar el proyecto que contempla dotaciones como servicios de peluquería y podología, comedores privados, salas de juegos, de televisión, gimnasio, piscina climatizada con cloración salina «para la piel, ojos e infecciones de garganta y aparato respiratorio y para mantener buen tono muscular de manera poco agresiva y amplios jardines».

Para hacerse socio, los interesados deben abonar 1.000 euros para hacer la reserva y elegir apartamento. Deberán hacerlo en las oficinas de la inmobiliaria AGC en la calle Santa María, 20 de Valladolid. Según explica Alaejos, cada inmueble cuesta en torno a los 120.000 euros, diez mil euros arriba o abajo en función de la ubicación del mismo. Mientras que para aquellos que quieran disponer de los servicios sociosanitarios básicos de la residencia, tendrán que pagar también alrededor de 190 euros al mes por persona.

Un proyecto que será también fuente de riqueza y empleo, puesto que durante las obras, que arrancarán en marzo del próximo año, trabajarán 75 personas. Mientras que en la residencia se dará empleo a una treintena de profesionales entre cuidadores, fisioterapeutas, médicos o personal de limpieza.

La inversión asciende a 11 millones de euros y, según estima Alaejos, el edificio podría estar terminado en verano de 2019.