El modelo de atención a las personas mayores ‘En mi casa’, impulsado por la Junta de Castilla y León, ha sido galardonado en los ‘Premios a la Calidad e Innovación en la Gestión Pública’ que concede el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas.

Según publica el BOE, el nuevo modelo de atención para las personas mayores en Castilla y León ‘En mi casa’ ha sido galardonado con un accésit en la categoría de ‘Premio Ciudadanía’. Estos premios están destinados a reconocer las prácticas innovadoras en la provisión de productos o servicios, así como en los sistemas de relación con los ciudadanos usuarios de los servicios públicos. Los premios consideran prácticas innovadoras los procesos de cambio sostenibles resultado de una estrategia de mejora dirigida a aumentar, cuantitativa o cualitativamente, los resultados de las organizaciones de las administraciones públicas y consistentes en experiencias o proyectos consolidados o implantados con impacto directo en los ciudadanos o usuarios de los servicios como consecuencia de la introducción de servicios nuevos o significativamente mejorados en comparación con los existentes, así como la introducción de nuevos canales para la promoción o prestación de los servicios y la participación de los grupos de interés.

En este sentido, el modelo ‘En mi casa’ busca mejorar la calidad de vida de las personas mayores en general, tanto de aquellas que están en centros residenciales como de las que viven en sus domicilios y necesitan apoyos a su vida independiente. Es un modelo de atención integral centrado en las personas mayores, en sus necesidades y en sus deseos. Para ello se introducen elementos clave como el ‘proyecto de vida’, ‘el profesional de referencia’ y las ‘unidades de convivencia’.

Una de las grandes novedades que introduce este modelo es la necesidad de que las personas usuarias de centros residenciales y de estancias diurnas cuenten con un ‘proyecto de vida’ como garante del derecho de autodeterminación de los usuarios, que debe garantizar así mismo el control de su propia vida y deberá contener el ‘plan de apoyos’ para conseguir hacer efectivos sus deseos. Para que el proyecto de vida sea una realidad, cada usuario de los centros contará con un ‘profesional de referencia’, que establecerá con la persona mayor una relación de apoyo, constituyendo para él una figura de referencia en el centro para la atención, canalización y resolución de sus problemas y demandas.

Este modelo ha sido pilotado con éxito en más de 100 experiencias en centros de la Comunidad Autónoma, tanto públicos como privados, está siendo abalado por expertos y por estudios internacionales y ha contado con la participación de los colectivos sociales, especialmente de las asociaciones de personas mayores, que venían demandando otro enfoque en la atención.

Para impulsar la implantación del nuevo modelo, la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades, junto a LARES y ACALERTE -asociaciones mayoritarias en el sector de la atención a las personas mayores en Castilla y León-, firmaron un protocolo para el desarrollo de acciones informativas y de un plan de formación específico para el conjunto de los profesionales implicados en la implantación del nuevo modelo.