El Museo Vivanco (Briones, La Rioja) acoge la exposición “Pensando en Vino: 40 años de coleccionismo”, un recorrido a través de la Cultura del Vino y sus 8000 años de historia, con una selección de los fondos del Centro de Documentación del Vino de la Fundación Vivanco.

La muestra reúne 67 fondos documentales seleccionados de entre la gran cantidad de material que la Familia Vivanco ha ido recopilando a través de 40 años dedicados al coleccionismo de todo tipo de documentos, obras y objetos relacionados con el mundo del vino.

Libros, postales, sellos, monedas, minutas, fotografías, telegramas, cartas de embarque, poemas e incluso descubrimientos importantes para la humanidad, y que también lo han sido para el vino, se pueden ver en las salas de este Museo.

Sin duda, algunas de las estrellas de la exposición son dos incunables del s.XV De conservatione sanitatis, (con su encuadernación original) y De re rustica; una carta manuscrita de Louis Pasteur, padre de la microbiología, que demostró entre otras cosas, que todo proceso de fermentación y descomposición orgánica se debe a la acción de organismos vivos… un hecho crucial para convertir el mosto en vino. Además, de una versión primigenia de Oda al Vino y las dedicatorias en Odas Elementales de Pablo Neruda, el poeta chileno nacido entre viñedos fue un gran gourmet y su poesía está salpicada de guiños a la comida y a esta bebida.

En otra parte de la exposición dedicada a la Colección Contratos de transporte de mercancías, desde el siglo XVII hasta el XX, se pueden descubrir los documentos que formaban parte de los trámites necesarios para conducir los distintos artículos con los que se comerciaba. Contando además con una amplia colección de postales en las que aparece el mundo del vino de una u otra forma reflejado, en una época en la que enviar una cuando se viajaba, era algo habitual.

Carteles publicitarios, Sellos, billetes y fondos de barrica, estos últimos datados entre los siglos XIX y XX. Y también a través de las páginas de un libro, siendo particularmente llamativos los ex libris con motivos vinícolas. Aquellas marcas de propiedad consistían, normalmente, en una estampa, etiqueta o sello y solían colocarse en el reverso de la cubierta o tapa de un libro. Además de contener el nombre del dueño del ejemplar o de la biblioteca propietaria, permite conocer el camino de ese libro, de mano en mano, desde su impresión.

Despiertan también curiosidad las minutas expuestas, que permiten conocer de primera mano los gustos sociales en determinados períodos históricos, o el vino que quedó dormido bajo el mar tras el naufragio del Titanic. Y el viaje del vino capturado por las cámaras de Ouka Leele, Carlos Cánovas, o Stéphane Richter.

Más información:

Bodega y Museo Vivanco. Carretera Nacional 232, Briones – La Rioja.

Bodega: 941 322 013; bodega@vivancoculturadevino.es.

Fundación: 941 322 330; fundacion@vivancoculturadevino.es.

Experiencias: 900 823 552; experiencias@vivancoculturadevino.es.