El ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo, ha propuesto a sus homólogos de la UE crear un “pase europeo” o “pass europeo cultural” para facilitar a jóvenes y jubilados que puedan conocer el patrimonio cultural europeo en los diferentes Estados miembro a lo largo de 2018 en el marco del Año Europeo del Patrimonio Cultural, una propuesta que han apoyado Italia y Francia.

“Cuando hay dudas sobre el futuro de la construcción europea es bueno que reafirmemos que ésta se basa en el patrimonio cultural común, que está asentada en la realidad de los valores que se han ido forjando a los largo de los siglos”, ha explicado el ministro para justificar su propuesta, que ha presentado en su intervención pública en el segundo día del Consejo de Educación, Cultura, Juventud y Deportes de la UE.

Méndez de Vigo ha propuesto la posibilidad de “crear en 2018 una especie de ‘Europass'” del patrimonio cultural europeo que ofrezca “ventajas económicas para jóvenes y jubilados” para poder conocer “determinados” elementos o instituciones del patrimonio histórico europeo establecidos por cada país y permitir así a los ciudadanos europeos “ir conociendo la diversidad” del patrimonio cultural europeo a lo largo del 2018, como que sería “bueno para ver tangiblemente ese patrimonio”.

Italia y Francia han apoyado la propuesta española. Italia ha respaldado la iniciativa para “incentivar” a los jóvenes a “consumir” cultura en 2018 “pero en especial para conocer la cultura de otros países”, mientras que Francia también ha acogido “muy favorablemente” la propuesta de “un Europass cultural que permitirá dar cuerpo a esa iniciativa”, para “mostrar la diversidad del patrimonio europeo” y permitir por ejemplo a los jóvenes la entrada gratuita a museos o actividades de música.

En rueda de prensa posterior a la reunión de los Veintiocho, Méndez de Vigo ha asegurado que la propuesta española ha sido “bien acogida” en el Consejo y ahora falta por “ver de qué manera la Comisión lo concreta”, insistiendo en que se trata de hacer “cosas tangibles” y “que la gente vea que pertenecer a Europa tiene ventajas” y también “acrecienta la diversidad europea”, aprovechando el Año Europeo del Patrimonio Cultural en 2018, que ha sido promovido sobre todo por España, Francia, Italia y Alemania, entre otros y cuya designación han aprobado este martes los Veintiocho.

Méndez de Vigo ha explicado que la iniciativa española plantea que los distintos países fijen “un elemento de patrimonio cultural” y “que pueda haber un tour de los 28 países” para facilitar la visita a dichos lugares, a los que “se podrán añadir otros” y que se trata de ofrecer “ventajas económicas” como por ejemplo el transporte, a fin de “crear ese sentimiento de pertenencia a la Unión Europea” y algo que sería análogo al Camino de Santiago dentro del itinerario cultural europeo.

ENSEÑAR LOS VALORES DE EUROPA CONTRA LA RADICALIZACIÓN

El ministro de Educación también ha mostrado “satisfacción” del respaldo de los Veintiocho a promover los valores europeos en la educación en las conclusiones que aprobaron este lunes para combatir la radicalización y el extremismo violento tras recordar que España venía defendiendo la idea, tras los atentados de París y de Bruselas, de “incluir” en los ciclos de la enseñanza “la historia europea y de la Unión y de los valores” que fundamentan el proyecto europeo.

“No he dicho que vamos a crear una historia cultural europea”, ha puntualizado el ministro, preguntado por la dificultad de enseñar la misma historia europea, cuando por ejemplo los países de la UE no son capaces de celebrar el mismo día el Armisticio entre los países aliados y el imperio alemán que puso fin a la Primera Guerra Mundial.

Méndez de Vigo ha insistido en que “no se trata de hacer una historia a nivel europeo” sino de que “los valores de Europa se enseñen en las escuelas”. “Son casos pequeños pero van alimentando la sensación de pertenencia a un proyecto común”, ha dicho, insistiendo en que hay que combatir el populismo “con ideas y con valores”.

El ministro ha admitido que Europa, que se enfrenta a “toda una serie de desafíos”, debe aportar “respuestas concretas a los problemas” de la gente y se ha mostrado convencido de que se recuperará “la confianza de la gente” si logra dar “respuestas europeas” a “problemas europeos”.

Méndez de Vigo ha vuelto a recordar la propuesta que hizo en 2012 en la UE para que en los Juegos Olímpicos los equipos europeos lleven la bandera europea bordada junto a la insignia nacional para contribuir a “forjar esa identidad común” y como “símbolo de pertenencia”. “Creo mucho en la importancia de los símbolos”, ha dicho. “Los que no somos populistas, tenemos que hacer política con el corazón”, ha concluido.