El Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, es desde 1918 uno de los nueve Parques Nacionales españoles. Cuenta con 15.608 Hectáreas al incorporar las áreas del Cañón de Añisclo, Las Gargantas de Escuain y al Macizo del Perdido, comprendiendo los términos municipales de Torla, Broto, Fanlo, Tella-Sin y Bielsa.

La puerta de entrada al Parque Nacional de Ordesa, se encuentra en la villa de Torla que ofrece un excelente mirador para contemplar el Valle de Broto al Sur y la imponente mole de Mondarruego 2.848 m. de altitud al norte, ya en el interior del Parque Nacional. Desde aquí se realizan las salidas en autobús a Ordesa. El parking en Torla es gratuito.

La ruta más clásica de Ordesa, es la que lleva a las Gradas de Soaso y la Cola de Caballo. Su duración ida y vuelta es de seis horas y media. Es la más concurrida, recomendada especialmente para aquellas personas no muy preparadas físicamente, incluyendo los de mediana o corta edad. Está bien indicada y no es nada peligrosa. Camino ancho.

mayores_udp_monte perdido_gradas soaso

Gradas de Soaso

Se inicia en la Pradera de Ordesa y trascurre por un bosque de abetos, hayas y pinos, disfrutando por el camino de la cascada de Arripas, y las de la Cueva y del Estrecho. Más adelante un bosque de hayas, con ejemplares centenarios, donde escasamente entra la luz natural, y al final las famosas cascadas Gradas de Soaso (1.778 m. alt), maravilla natural creada a base de miles de años y que el río Arazas ha ido configurando. Desde aquí la montaña da paso a prados alpinos y pino negro, continuaremos en llano a través del espectacular Circo de Soaso, desde donde se divisan las cumbres de Monte Perdido, Cilindro y Sound de Ramond, todos ellos sobrepasan los 3.000 metros de altitud. Al fondo de este Circo se haya la Cola de Caballo (1.787 m. alt).

Otro itinerario recomendado es el que transcurre por la Senda de Cazadores hasta la Cola de Caballo. Su duración ida y vuelta es de ocho horas. Itinerario con mínima preparación física, bien indicado aunque se recomienda no salirse nunca del sendero. Ofrece una espectacular visión del cañón de Ordesa por lo ascendente en su inicio. Se recomienda llevar agua y calzado de montaña. Durante el recorrido llegaremos al mirador de Calcilarruego a 1.952 m. desde donde divisaremos una de las mejores vistas del Cañón de Ordesa, como el Circo de Cotatuero, Carriata, Tozal del Mallo, Gallinero, Fraucata, Brecha Rolando siendo el punto más ancho del Valle de Ordesa, continuamos en dirección Este, a partir de aquí y hasta el final es prácticamente llano y algo descendente.

mayores_udp_monte perdido_hayas ordesa

Bosque de hayas.

Fuera del Parque, es recomendable visitar algunas de las villas que lo rodean como Aínsa, Broto o Boltaña. Aínsa está situada en la confluencia de los ríos Ara y Cinca, a 591 m. de altitud. Fue la capital del viejo Sobrarbe Medieval, disfrutando de su mayor esplendor entre los siglos XI y XV. Su situación estratégica la convierte en paso obligado para Bielsa y el Valle de Broto, y de tránsito para la comarca del Sobrarbe. La tradición hizo de ella la capital del legendario reino del Sobrarbe y escenario de luchas entre cristianos y los moros invasores, de cuya época surge la leyenda de La Cruz del Sobrarbe, desde entonces, blasón que figura en el escudo de la villa, y que luego ha pasado a la heráldica del Reino de Aragón.

mayores_udp_monte perdido_ainsa

Calles de Ainsa

Su Plaza Mayor medieval es una de las mayores y mejor conservadas en España, con todas las casas originales.

La Iglesia Colegiata, de estilo románico, fue consagrada en 1181. El interior tiene una capilla gótica del siglo XIV o XV. La imagen de la Virgen procede del pueblecito de Tricas (Parroquia de Muro de la Solana), hoy deshabitado y se estima del siglo XIV. La cripta conserva hermosos capiteles muy primitivos.

Broto es una excelente estación veraniega, tanto por la suavidad de sus temperaturas estivales y su paisaje, como por ser el centro económico y comercial del valle. Su templo parroquial, de estilo gótico y con cuadrada torre rematada con almenas, está consagrada a San Pedro Apóstol. En la orilla izquierda del Ara se levanta la denominada “Casa del Valle”, imponente caserón, donde se celebran las reuniones de la Junta de la Mancomunidad que vigila la aplicación de los privilegios otorgados por Jaime II de Aragón en 1 de julio de 1323, y confirmados posteriormente por Pedro IV, La villa esta dividida por el Ara en dos barrios llamados Los Porches y Santa Cruz.

En los alrededores, se encuentra la cascada de Sorrosal y la ermita de Nuestra Señora de Murillo, levantada a 1470 m. de altitud, sobre una loma desde la que se aprecia una amplia panorámica del valle. Se va en romería el 1 de mayo y su edificio rústico, de piedra, fue construido a finales del XVII. Mantiene uno de los dances o pastoradas más antiguas del Pirineo, el “palotiau” en el que intervienen como danzantes los mozos, siguiendo la melodía clásica que se realiza el primer domingo de Octubre y en la procesión del Corpus.

Boltaña comparte con Aínsa la capitalidad del Sobrarbe. Se han encontrado sepulturas antiguas y monedas romanas en el paraje denominado Faja del Prior, que pueden ser manifestaciones de su existencia en aquellos tiempos.

Monasterio de Boltaña.

Monasterio de Boltaña.

Lugar apropiado para la pesca de la trucha, así como para la caza del jabalí y el conejo. No es de extrañar que entre sus platos típicos estén la trucha frita, además del cordero o cabrito a la brasa. En algunas festividades se reparten después de la misa unas tortas hechas con harina, anís en grano, aceite y azúcar que se llaman de “la caridad”.