Según el Círculo de empresarios, en su análisis sobre los Presupuestos Generales para el 2016, la última reforma de las pensiones no garantiza a futuro su cuantía y sólo retrasa la solución del problema.

Los empresarios proponen cambiar el actual sistema de reparto en uno mixto que debería basarse en el reparto, la capitalización obligatoria y la capitalización voluntaria.

La Reforma que entró en vigor en enero de 2014, supuso un cambio en las condiciones para el cobro de la pensión como fueron el alargamiento de la edad de jubilación, y la ampliación de los años cotizados para su cálculo. Además dejaron de revalorizarse con el IPC, para revisarse a comienzos de año según un nuevo Índice de Revalorización (IR) en el que se tiene en cuenta los ingresos y gastos del sistema de la Seguridad Social en un plazo de once años (cinco previos, el de ejecución y las proyecciones de cinco futuros) y el aumento de los pensionistas.

Pero además a partir del 2019 se aplicará la última pata de esta reforma, el llamado factor de sostenibilidad que se revisará cada cinco años y en el que se tendrá en cuenta  la estimación de la esperanza de vida. Como lo previsible es que la expectativa de vida aumente en el futuro, las prestaciones mensuales bajarán poco a poco. Medidas con las que el Gobierno calculó un ahorro entre 2014 y 2022, de 33.000 millones de euros.

De momento, el gasto en pensiones sigue creciendo. La dotación presupuestaria para 2016, en Pensiones aumenta un 2,9% respecto a 2015. Se destinarán 135.448,93 millones, de los cuales 118.941,72 millones corresponden a pensiones contributivas, un 2,8% más que en 2015.

El envejecimiento de la población, la mayor esperanza de vida, la mayor cuantía de la pensión media de jubilación (1.023 euros al mes, y de 1.471 euros la de los nuevos jubilados) y su revalorización en un 0,25%, no han hecho más que aumentar hasta ahora el capitulo de gastos.

Las alarmas están encendidas, no solo aumenta el gasto sino que en la actualidad los menores ingresos de la Seguridad Social obligan a financiar el sistema utilizando recursos del Fondo de Reserva. Tras la última disposición de 3.750 millones de euros el 1 de julio, el saldo del Fondo asciende a 39.520,46 millones (3,71% del PIB). De continuar este ritmo de trasvase, señala el Círculo de Empresarios, `podemos prever el agotamiento del Fondo de Reserva en 2019´.

Para garantizar la supervivencia y aumentar la rentabilidad del Fondo de Reserva, y tal y como se ha hecho en otros países como Noruega, los empresarios creen que deberían diversificarse sus inversiones incluyendo renta pública de otros países así como renta fija privada, inicialmente con un porcentaje residual que podría aumentarse de forma progresiva, para terminar incluyendo en el futuro igualmente un porcentaje de renta variable.

El futuro de las pensiones, pasa según el Círculo de empresarios, no sólo por la reforma del sistema, sino que debe de ir acompañada de más reformas estructurales que “generarían más crecimiento, más empleo y más bienestar social”. Como una reforma estructural de las AAPP; seguir profundizando en la reforma fiscal y la lucha contra el fraude; diseñar medidas que corrijan la dualidad del mercado de trabajo e impulsen la empleabilidad de la población activa; abordar la mejora del sistema educativo a través de una reforma consensuada, estable y de largo plazo; e impulsando la economía con nuevos mecanismos de financiación de las empresas y un mayor tamaño medio del tejido empresarial, entre otras.

El Circulo de Empresarios llama en el mismo documento, al espíritu de la Transición “para que los partidos políticos y la sociedad civil hagan un esfuerzo para recomponer las reglas del juego, … para desarrollar un sistema productivo que permita preservar el Estado del Bienestar”.