El próximo 17 de enero, la editorial Ediciones publica “La rebelión de los mayores. Porque la indignación no se jubila nunca” de Paca Tricio, Presidenta de la Unión Democrática de Pensionistas y Jubilados de España, UDP y secretaria de la Plataforma de ONG de Acción Social (POAS).

En su primer libro publicado, Tricio nos habla sobre por qué están indignadas las personas mayores, sobre el edadismo y los derechos de las Personas Mayores, desde su punto de vista.  Y manda un contundente mensaje a las generaciones de jóvenes de hoy:  “Jóvenes, indignaos: este problema es vuestro, no nuestro: ¡UNÍOS!”

Asimismo, Paca Tricio ha decidido donar las ganancias conseguidas con la venta de su primer libro a favor de la Fundación MayoresUDP y  de esa manera ayudar a seguir desarrollando los programas y actividades de promoción del envejecimiento activo, de sensibilización o de voluntariado que realizamos desde la Unión Democrática de Pensionistas y Jubilados de España, UDP.

De esa manera, el próximo 17 de enero, “La rebelión de los mayores. Porque la indignación no se jubila nunca” de Paca Tricio estará disponible librerías y en formato ebook en la página web de la editorial Planeta, La Casa del Libro, en Ibooks y en Amazon.

Paca Tricio. La rebelión de los mayores, porque la indignación no se jubila nunca

Sinopsis de La rebelión de los mayores:

La lucha por las pensiones justas de un colectivo a menudo olvidado.

Nadie esperaba mucho de ellos. Todos —políticos y sociólogos, analistas y politólogos— daban a los mayores españoles por amortizados y semienterrados. Habían sacado la cabeza entre las mareas de indignación que nos visitan de manera periódica, sobre todo desde el 11-M —los famosos yayoflautas—, pero nadie esperaba que su función fuera más allá de la de meros comparsas.

Hasta ahora. La tercera edad ha decidido que ni se rinde ni acepta que la entierren en vida, ni menos aún ser el simple refugio al cual recurrir cada cuatro años para arrancar votos con argumentarios tan diversos como contradictorios y partidistas, dependiendo de quién sea el cazador de votos. Los abuelos están muy vivos y exigen sus derechos, ante todo a pensiones dignas, ganadas durante décadas de a menudo muy duro trabajo, y que ahora, año tras año, se encogen con la crisis y la inflación… Y con las que a menudo se ven en la necesidad imperiosa de mantener a familiares adultos sin trabajo. Ante todo ello, los mayores han dicho basta y se han embarcado en una lucha para la que solo conciben un final: la victoria.