Publicado por Virginia López en la cadena SER

Tres millones y medio de portugueses están jubilados, lo que supone más de un tercio de toda la población de Portugal. Un peso financiero muy elevado para un país en el que cada vez hay menos jóvenes activos, o porque no consiguen trabajo o porque se han tenido que marchar del país. Donde más jubilados hay es el Lisboa, con un total de 408.000 pensionistas.

Portugal es un país cada vez más envejecido. En concreto, es el cuarto país de Europa con un mayor porcentaje de ancianos, después de países como Italia o Grecia. Para contrarrestar esta situación, un estudio publicado por la Comisión Europea afirma que la edad de la jubilación tendrá que ser aplazada progresivamente. Así, según el estudio, se calcula que quien se jubile a partir de 2040 tendrá que hacerlo con más de 68 años.

Es cierto que durante las últimas décadas en Portugal ha aumentado considerablemente la esperanza media de vida. En los años 60, las mujeres portuguesas vivían de media hasta los 66 años y los hombres lo hacían hasta los 60; ahora, las portuguesas viven de media 20 años más, hasta los 88, mientras que los hombres viven de media 17 años más.

Aún así, vivir más tiempo, en Portugal, no es sinónimo de vivir mejor.Un estudio publicado recientemente afirma que los portugueses se encuentran entre los europeos que viven en peores condiciones después de jubilarse. El 77% de los jubilados por edad tiene pensiones inferiores al sueldo mínimo nacional, que desde enero de este año se sitúa en los 505 euros.