• Gracias a las personas que marcan Fines Sociales, 2.548.085 personas se beneficiaron en 2018 de los programas dirigidos a fomentar la igualdad de género en nuestra sociedad.
  • 84 programas se pusieron en marcha el año pasado gracias al 0,7% de la renta de las personas contribuyentes que marcan, desinteresadamente, la casilla solidaria en su declaración.

 Gracias a las personas que marcan la casilla 106 de Actividades de Interés Social en su declaración de la Renta, las ONG han desarrollado, en 2018, 84 programas dirigidos a promover y lograr una igualdad real entre hombres y mujeres que ha dado asistencia directa a 2.548.085 personas.

La desigualdad de género es uno de los principales problemas sociales que sufren las mujeres de todo el mundo. En nuestro país hay varios frentes que hacen patente esta desigualdad, como son las pensiones, la brecha salarial, las labores domésticas y cuidado familiar o la desigualdad en el liderazgo empresarial, entre otros. Las mujeres pensionistas, por ejemplo, según un análisis de Pensiones desde una perspectiva de género hecho por UGT perciben en España una pensión alrededor de unos 450 euros menor a la del varón, situándose la media para ellas en torno a los 740 euros y, la de ellos, sobre los 1190. El esquema se repite en la brecha salarial, ya que, según el informe de la Unión General de Trabajadores sobre igualdad salarial, la diferencia en los sueldos entre hombres y mujeres ha ascendido a un 24%.

En este sentido la X Solidaria también se ve afectada, ya que siendo las mujeres las más solidarias y las que más marcan la casilla 106 de Fines Sociales en su declaración de la renta, debido a que sus ingresos son menores, el potencial de crecimiento de la recaudación es menor: a pesar de que todavía hay un 40,5% de mujeres sobre el total de personas declarantes que no marcan la casilla solidaria de la renta, frente a un 59,5% de hombres que no lo hacen, el potencial de crecimiento de las mujeres supone solo un 29,96% (36.941.953€), mientras que los hombres suponen un 70,04% del total, debido a que sus rentas son más altas.

Pero la desigualdad económica es solo la punta del iceberg, ya que ella desemboca en que las personas que viven en mayor situación de pobreza son mujeres, teniendo, en comparación con los hombres, menos acceso a recursos, influencia o poder, además de que, a nivel mundial, se les niega oportunidades para aprender, obtener ingresos o tener presencia en ámbitos públicos, teniendo una dificultad de acceso a puestos de liderazgo. En España, por ejemplo, solo un 27% de mujeres ocupan cargos directivos, según el informe Women in business.

Para luchar contra la desigualdad de género, diferentes ONG desarrollan proyectos financiados a través del IRPF, por ello, quien marca la casilla 106 de Fines Sociales o X Solidaria, apuesta por lograr una igualdad real. Así, gracias a una sociedad solidaria y comprometida con el cambio social, las ONG luchan por la erradicación de esta desigualdad contra las mujeres, ayudándolas a trabajar en favor de su empoderamiento.

Una de las entidades más implicadas en promover la igualdad es la Federación de Mujeres Progresistas quien orienta todos los programas que desarrolla con cargo al Irpf a acabar con las principales discriminaciones que sufren las mujeres en todos los ámbitos (laboral, familiar, social, etc.) y la puesta en marcha de medidas para erradicarlas. Gran parte de las acciones de la entidad es la lucha contra la violencia de género mediante actividades de información, asesoramiento y apoyo especializado para fomentar la prevención y la protección de las víctimas, mujeres y a sus hijos e hijas. Otras de las principales líneas de actuación de la entidad son los servicios de apoyo para favorecer la empleabilidad y promover la inclusión social de mujeres con necesidades educativas y de inserción laboral, además de contar con una plataforma de orientación especializada (www.igualate.org) y también asesoramiento en proyectos emprendedores. Otros programas destacados son también los que abordan los aspectos que condicionan la salud de las mujeres y cómo mejorarla, y los que promocionan la coeducación y orientación académico-profesional no sexista (www.coeducacion.es)

Gracias a la financiación del IRPF, entidades como Cruz Roja Española desarrolla el programa de sensibilización para la equidad, el trato adecuado y la no violencia. A su vez Fundación Secretariado Gitano ha desarrollado el programa “Calí, por la igualdad de las mujeres gitanas”, un programa dirigido a mujeres gitanas con muy baja empleabilidad y en situación de especial vulnerabilidad cuyos objetivos fundamentales son promover la igualdad de oportunidades para la inclusión social y el acceso al mercado de trabajo a través de itinerarios socio-laborales personalizados. Persigue promover la igualdad de género entre mujeres y hombres, rompiendo barreras culturales, incorporando en sus entornos la conciliación, y sensibilizando sobre la violencia de género y apoyando a las víctimas. Promueve también la igualdad de trato, luchando contra toda forma de discriminación y asistiendo a las víctimas. En 2018 acompañaron a más de mil mujeres gitanas en situación de alta vulnerabilidad, en itinerarios de desarrollo sociopersonal para favorecer su desarrollo y su participación activa como ciudadanas de pleno derecho.

Dentro del Programas de líderes con discapacidad intelectual del IRPF de Plena inclusión España, se ha llevado a cabo en el 2018 la Campaña #NoMeHagasVulnerable, con motivo del 25 de noviembre Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, para visibilizar que las mujeres con discapacidad intelectual o del desarrollo son objeto de la violencia y discriminación de género, y fomentar su empoderamiento para prevenir y, en su caso, denunciar este tipo de situaciones. De esta manera Plena inclusión se sumó a las reivindicaciones de ese día a través de una serie de videos en los que diversas mujeres con discapacidad, intelectual o del desarrollo, empoderadas se dirigen a otras mujeres como ellas y al resto de ciudadanos para concienciar sobre esta lacra que les afecta especialmente.

Por su parte, la Plataforma de Infancia cuenta con diversas organizaciones que desarrollan programas financiados a través de la X Solidaria para abordar la igualdad de género a través, por ejemplo, del empoderamiento de la población juvenil para la reducción de la violencia de género (YMCA), de la intervención sobre la infancia y la adolescencia víctimas de violencia de género (ANAR), de protección de los derechos de la infancia y las familias en prevención del maltrato (Fundación Márgenes y Vínculos), de atención, formación y sensibilización contra el abuso sexual infantil (Fundación Vicky Bernadet) y de fortalecimiento organizacional en temas de igualdad (Confederación de Centros Juveniles Don Bosco).

 Movimiento por la Paz -MPDL- desarrolla varios programas gracias al IRPF, como la Red de Asistencia y Orientación a Mujeres Trabajadoras de Hogar Familiar, un dispositivo dirigido a mujeres que presten sus servicios en ámbito doméstico. Además, la Intervención integral con mujeres en riesgo de exclusión social: empoderamiento e inserción sociolaboral, proyecto destinado a mujeres en riesgo de exclusión social que demandan servicios que fomenten su integración laboral y social, la mejora de su bienestar social y su calidad de vida. Y el Punto de Atención Integral para Mujeres Víctimas de Violencia de Género en situación de vulnerabilidad social, programa que introduce un concepto de trabajo integrado y disciplinar desde las perspectivas de género, interculturalidad y lucha contra la exclusión social.

 

La campaña “X Solidaria”, dirigida a informar y sensibilizar a las personas contribuyentes para que marquen la casilla 106 de Actividades de Interés Social en su declaración de la renta anual, es coordinada por la Plataforma de ONG de Acción Social y cuenta con el apoyo de la Plataforma del Tercer Sector, la Plataforma del Voluntariado de España, la Red de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social en el Estado Español (EAPN-ES), el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI), la Plataforma de Infancia y la Coordinadora de ONG para el Desarrollo-España.