No pueden hacerlo ni los menores de 14 años, ni aquel que no se encuentre en su cabal juicio, aunque el testamento hecho antes de la enajenación mental es válido. En el testamento ológrafo, sí es necesario ser mayor de edad.