Hacer testamento no es muy caro, cuesta poco más de 30 euros, y aunque puede hacerse en un papel en casa, lo mejor es acudir al notario para evitar problemas.