La Asociación de Instituciones de Inversión Colectiva y Fondos de Pensiones, Inverco, ha presentado el informe Sistemas de Pensiones, Seguridad Social y Sistemas Complementarios: Medidas para Impulsar los Planes de Pensiones, donde presenta sus propuestas para reformar el sistema de pensiones.

Para Inverco, alcanzar el equilibrio actuarial del sistema pasa necesariamente por una reducción de las prestaciones del sistema y el traspaso de contingencias no laborales para ser financiados por parte del Estado a través de impuestos. La pérdida de poder adquisitivo de las pensiones debe ser compensada con ahorro adicional individual y con aportación complementaria del Estado.

Según Inverco, el sistema de pensiones español sufrirá en los próximos años un deterioro que lo hará financieramente insostenible. El sistema necesita realizar reformas de tipo estructural para asegurar su sostenibilidad financiera y que al mismo tiempo proporcione pensiones suficientes para las actuales y futuras generaciones.

El crecimiento de la productividad se revela como un factor clave para la sostenibilidad del sistema y todas las medidas de política económica (exógenas al sistema de pensiones) que se puedan realizar para su fomento (como la reforma del mercado de trabajo, la inversión en educación, en I+D, infraestructuras, etc.) ayudarán a la sostenibilidad del sistema.

La propuesta de la Fundación INVERCO trata de reformar el sistema de pensiones inspirado en el esquema sueco, en el cual existe un pilar de reparto con cuentas nocionales que proporcionaría una renta básica.

Un segundo pilar de capitalización obligatoria cofinanciado por empresarios y trabajadores a partes iguales, y finalmente el fomento de un tercer pilar de capitalización voluntaria que complemente los pilares anteriores.

La medida de financiación de nuevas altas de viudedad y orfandad mediante impuestos generales permitiría alcanzar un superávit presupuestario entre 2023 y 2038, y también a partir de 2051.

Esta mejora daría un margen para emprender las dos reformas siguientes. La instauración de un pilar de capitalización de adscripción por defecto con aportaciones de dos puntos por parte del empresario (a deducir de las cotizaciones) y dos del empleado, empeoraría algo el balance del sistema, pero proporcionaría 5 puntos porcentuales de tasa de sustitución adicionales en el momento de la jubilación.

La transición a un esquema de cuentas nocionales asegurarían la sostenibilidad financiera del sistema en el largo plazo porque proporcionarían pensiones actuarialmente equilibradas. En el corto plazo mejoraría el balance financiero del sistema al pagar pensiones menores que con la Ley actual, pero en el largo plazo permitiría alcanzar tasas de sustitución muy superiores a las que proporcionaría el sistema actual.

Al pagar pensiones más altas en el largo plazo, también contribuiría desfavorablemente a la sostenibilidad financiera del sistema. Concluyendo, si se dieran las condiciones macroeconómicas favorables (escenarios macroeconómicos de alto crecimiento e inflación), la reforma propuesta por la Fundación INVERCO permitiría alcanzar la sostenibilidad financiera del sistema de pensiones en el largo plazo y permitiría alcanzar un nivel de pensiones muy superior al que se alcanzaría con la Ley actual y que podría ser suficiente con el fomento de las pensiones voluntarias individuales.