Inicio > Tiempo libre > Robots cuidadores ¿ciencia ficción o realidad?

Robots cuidadores ¿ciencia ficción o realidad?

Los replicantes de la película Blade Runner pueden estar más cerca de convertirse en realidad de lo que parece. Aquellos robots con perfecta apariencia humana ya tienen sus antecesores, y muchos prototipos se están desarrollando para atender en un futuro muy cercano a personas mayores. Japón es pionera en el mundo de la robótica, y ya tiene en el mercado varios modelos tanto para el cuidado y atención de mayores dependientes, como para hacer compañía a personas mayores en soledad, atención y cariño metalizados.

En 2006, el Centro de Investigación Científica para Asuntos Emergentes RIKEN desarrolló un robot-enfermero al que llamó “Ri-Man” y cuyos brazos, hechos de silicona, permiten transportar a personas mayores, entre otras funciones. “El país ve como algo imperativo construir robots para el cuidado sanitario y sistemas que monitoreen la salud en el hogar. Sin ellos el sistema sanitario de la nación no resistiría“, comenta la cuidadora Yasuko Amahisa. “Simplemente, habrá demasiados ancianos para cuidar, porque el país se enfrenta a una drástica disminución de la tasa de natalidad, un envejecimiento de la población y a una pérdida de los lazos familiares”, añade.

En Japón, no sólo se avanza en el desarrollo de máquinas para la atención a dependientes. También se buscan robots que den compañía. Y parece que funciona. Paro es un adorable robot con aspecto de foca, que está teniendo mucho éxito. Este entrañable animalito mecánico no ayuda a fregar los platos o a trasladar a un enfermo de la cama al sillón, pero ofrece otro tipo de asistencia fundamental para los ancianos de Japón: la sensación de compañía. Está diseñado específicamente para ayudar a personas con el mal de Alzheimer y otros tipos de demencia.

“Paro es mi amigo”, cuenta Kazuo Nashimura, residente de un hogar de ancianos en Japón. Y añade: “Me gusta que parece comprender las emociones humanas”.

Algunos perciben los robots como una tecnología que amenaza con sustituir a los cuidadores y familiares en la atención de los seres queridos.

“Ciertos dispositivos robóticos pueden mejorar la vida de una persona que está sola”, explica Nick Hawes, especialista en robótica de la Universidad de Birmingham, Reino Unido. “Pero eso no debería redimir a la sociedad de su obligación de encontrar nuevas formas de darles [a las personas mayores] contacto humano”, explica. “Pensar que podemos darles un robot y así no preocuparnos más es un enfoque equivocado”.

Europa no se queda atrás, y se están invirtiendo grandes sumas en proyectos que buscan la mejor manera de utilizar la tecnología robótica en el cuidado de los mayores. El equipo del proyecto TERESA tiene una visión: Robots socialmente inteligentes que pueden salir al mundo y actuar en nuestro nombre, controlados por nosotros, pero con la capacidad de reaccionar inteligentemente a las situaciones en las que se encuentran.

El robot desarrollado permite que las personas mayores y otras personas con problemas de movilidad sigan interactuando socialmente con los demás, sin tener que salir de su habitación. Son capaces de navegar de forma semiautónoma, manteniendo el contacto cara a cara durante las conversaciones y exhibiendo el comportamiento apropiado de pose de cuerpo, de manera similar a los seres humanos. Los algoritmos que pueden interpretar el comportamiento social son capaces de detectar emociones faciales, como la intensidad de una sonrisa, por ejemplo, y responder en consecuencia.

Así que gracias a la inteligencia social del robot, el controlador humano es libre de centrarse en las interacciones con otras personas, en lugar de preocuparse por navegar manualmente el robot o ajustar su posición y orientación.

Telesalud y teleasistencia podrían ser dominados por robots

Stephen Von Rump, ex director general de Giraff Technologies señala que “los robots de telepresencia han encontrado una aplicación importante en telesalud y teleasistencia, en particular para ayudar a los ancianos a vivir más tiempo en casa de una manera segura y digna. Los gestos y los comportamientos en los encuentros cara a cara no son tan naturales, pero los robots ya tiran la basura, miran si hay una fuga de gas, llevan las medicinas… facilitan la vida.

Robot-Era es un proyecto europeo en el que estos robots facilitan la vida a 160 ancianos en Italia y Suecia. Junto con BioRobotics Institute están invirtiendo en tecnología día a día. Europa destina millones de euros ya en probar estos robots, que pueden ser una de las soluciones para el envejecimiento de Occidente

 

 

Un comentario

  1. Los robots cuidadores están a punto de entrar en nuestras vidas. Va a ser un salto evolutivo en Los cuidados a personas

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*