Santiago de Compostela se sumará a la Red Mundial de Ciudades Amigables con las Personas Mayores (Age Friendly Cities-AFC), una iniciativa de la Organización Mundial de la Salud que nació para hacer frente al envejecimiento demográfico y al proceso de urbanización. Fue uno de los acuerdos que adoptaron por unanimidad en el Pleno los cuatro grupos de la corporación.

Esta adhesión supone que el Concello realizará un estudio sobre la ciudad para detectar qué aspectos son amigables con la tercera edad, cuáles son las barreras y problemas que presenta y cuáles son las posibilidades de mejora. A partir de ahí, se creará un comité de expertos para asesorar en intervenciones en áreas como la movilidad, la participación social, la vivienda, o el empleo y la participación ciudadana. Participar en esta red mundial, implicará también la elaboración de un mapa de buenas prácticas educativas de cara a los mayores, y el compromiso de fomentar la inclusión de este colectivo en todos los ámbitos de la vida municipal.

Este proyecto aborda de manera integral los aspectos que afectan al día a día de nuestros pueblos y ciudades y lo hace poniendo en el centro la participación de las personas mayores, teniendo en cuenta sus necesidades, percepciones y opiniones a lo largo de todo el proceso de análisis y mejora del municipio y utilizando la metodología propuesta por la OMS para llevarlo a cabo.

La Red de Ciudades Amigables en nuestro país cuenta ya con más de 60 ayuntamientos adheridos, que se encuentran en distintas fases de desarrollo del proyecto.