El director general de Mayores y Personas con Discapacidad de Castilla-La Mancha ha clausurado en Villacañas (Toledo) una de las jornadas formativas dirigidas a asociaciones locales de la Unión Democrática de Pensionistas y Jubilados (UDP) con la asistencia de más de 100 personas mayores.

La garantía de derechos y la protección de las personas mayores son el motivo de una acción de formación en prevención de malos tratos, que culminará con unos 2.000 participantes en “acciones dirigidas a la prevención del maltrato y la violencia de género”, como ha señalado el director general de Mayores y Personas con Discapacidad, Javier Pérez.

La jornada ha contado con la presencia de la concejala de Bienestar Social del Ayuntamiento de Villacañas, Nieves Díaz-Rullo, y del presidente regional de la UDP, Ramón Munera, que ha agradecido a la Consejería de Bienestar Social su colaboración en este tipo de jornadas que tienen como objetivo informar a las asociaciones de mayores de la importancia de la prevención, de la detección de los casos, “pero sobre todo de las posibilidades que existen para afrontar estas situaciones”.

El objetivo de esta jornada, es reflexionar sobre “la prevención de los malos tratos a nuestros mayores, un tema complejo, que afecta a más personas de las que aparecen en las estadísticas oficiales, donde en mayor medida la mujer suele ser la víctima y que se incrementa con la edad y nivel de dependencia”, ha resaltado Javier Pérez.

Según la Organización Mundial de la Salud, entre el cuatro y el seis por ciento de las personas mayores declara haber sufrido violencia familiar, unas cifras que se estiman pueden ser superiores, ya que no todos los casos se denuncian.

Formación para la prevención

Se trata, según el director general de Mayores, “de un problema básicamente de formación, de sensibilización y cuya mayor dificultad es que las víctimas se resisten a denunciar”. Por ello, agradeció a la Unión Democrática de Pensionistas su colaboración en este tema y su apoyo a nuestros mayores ya que “siempre estaremos aquí cuando se trate de mejorar la calidad de vida del colectivo, en especial de aquellos que más necesitan de la ayuda de todos nosotros”.

Javier Pérez ha elogiado la labor de las juntas directivas de las asociaciones de mayores de la región “por la labor que están realizando en el medio rural y porque se trata de un colectivo dinámico que aporta experiencia, conocimiento y solidaridad”. Además ha indicado que la estrategia clave del Gobierno regional en el ámbito de la atención a las personas mayores es la prevención y atención de la dependencia y la promoción del envejecimiento activo y saludable.

Según el director general, “todo lo que se trabaje en el ámbito de la prevención de la salud y los hábitos saludables tiene consecuencias en la aparición tardía de signos de dependencia y en el retraso del agravamiento de enfermedades o discapacidades y de sus secuelas, además de fomentar el potencial físico, social e intelectual de las personas mayores”.

Cifras del programa formativo

En esta línea, durante 2015 se van a realizar 10 jornadas comarcales de asociaciones de mayores pertenecientes a la UDP, a las que asistirán más de 2.000 personas mayores y que abordarán, además, asuntos relacionados como la tutela, curatela, la formación de profesionales, los perfiles, y otras actuaciones destinadas a la prevención de los malos tratos y a la protección de nuestros mayores.