En la actualidad más de 360 millones de personas padecen  problemas auditivos. Algunos de manera congénita, sin embargo, muchos otros pueden prevenir estos problemas evitando componentes como el ruido ambiental o la contaminación acústica, que suelen ser los factores más comunes en estas patologías.

En algunas ocasiones no somos capaces de averiguar cuáles son los factores externos que afectan a nuestra salud auditiva, por esta razón es fundamental mantenerse atentos para no padecer ninguna de las patologías más comunes, la mayoría de las veces evitables. Generalmente es recomendable acudir a un audiólogo si se es consciente de que hay alguna anomalía auditiva, y además de esto es importante controlar el volumen de aparatos que emitan sonidos, como la televisión o reproductores de música. Aquí te damos una serie de consejos para que los componentes que puedas controlar no afecten a tu salud auditiva:

  1. Ojo con el volumen de la televisión

Aunque el sonido que sale de la televisión no incide directamente  en nuestros oídos, como ocurre por ejemplo con los auriculares, puede afectar a la audición de manera nociva si el volumen está excesivamente alto. La sintomatología no se presenta de manera inmediata, sino que comienzan a manifestarse pistas de que algo no va a bien en un plazo de 15-20 años. Esta indicación también es aplicable al uso de aparatos como equipos de música o radio.

  1. Vigila la intensidad de tus auriculares 

¿Quién no usa regularmente auriculares? Cuando los utilizamos, generalmente, el volumen suele subirse al máximo, y esto es un grave error para los oídos. Si además, en lugar de utilizar auriculares grandes se usan los pequeños, el impacto sobre la audición es mucho más elevado, por eso se recomienda el uso de cascos grandes, ya que protegen más este aspecto. Sin embargo, aunque se usen estos últimos, si exponemos a los oídos a una intensidad y duración de ruidos muy elevados, será inútil la utilización de unos auriculares u otros, ya que el riesgo de pérdida auditiva seguirá siendo alto.

  1. Componentes ambientalesSe trata de uno de los factores determinantes que más inciden en la pérdida auditiva. Ocurre sobre todo en las ciudades, pero también puede darse en determinados ambientes de trabajo o en otras situaciones. Evitar la contaminación ambiental o sonidos especialmente estridentes puede ayudar a proteger la salud auditiva.
  2. Mantén tus oídos secos

La humedad es un factor que no siempre tenemos en cuenta pero que puede afectar a la audición. Es importante que mantengas los oídos secos cuando acabes de ducharte o de darte un baño. Al tener humedad dentro de los oídos estamos dando pie a la aparición de infecciones por hongos.

Si practicas natación debes cuidar especialmente este aspecto. El uso de tapones que se adapten correctamente a tus oídos actuará de protector para aislar tu conducto auditivo externo de la humedad.

Con estas indicaciones tendrás un elevado porcentaje de no contraer infecciones en el oído.

  1. Bastoncillos de algodón: peligro para tus oídos

No puede asociarse el hecho de tener una correcta higiene auditiva con el uso de de bastoncillos. Su uso lo único que origina son tapones de cera al final del conducto auditivo al empujarla con el mismo. De tal manera que si se siguen utilizando se conseguirá contraer importantes problemas auditivos. Además, si no lo sabes aún, el oído es el único órgano capaz de limpiarse solo, y la existencia de cerumen protege al oído de posibles infecciones.

  1. Las infecciones: segunda causa de pérdida auditivaComo comentábamos antes, las infecciones son uno de los orígenes más importante en lo que a pérdida auditiva se refiere. Pero es necesario que conozcas que es la segunda causa de pérdida de audición. Catarros, infecciones o gripes son realmente perjudiciales para la salud auditiva si no se cuidan.

    7. Revisiones auditivas anuales

Si empiezas a notar que tus oídos no funcionan como siempre o que te cuesta más de lo normal oír determinados sonidos es necesario la visita a un centro especializado en audiología. Revisiones periódicas pueden evitar problemas auditivos más graves a largo plazo. Con Audifón, tienes a tu disposición test auditivos gratuitos para conocer si hay algún problema que debas solucionar. Pero si no pudiste poner remedio a algún problema determinado en tus oídos podrás disfrutar de un entrenamiento auditivo gratuito y recuperar la memoria auditiva que perdiste.

Siguiendo estos consejos podrás evitar en gran medida posibles problemas de audición. Sin embargo, si ya sufres alguna patología auditiva podrás acudir a algunos de los más de 35 centros Audifón y nuestros profesionales te asesorarán y atenderán para adaptarse a tus necesidades auditivas, aconsejándote sobre el uso de nuestros audífonos de última generación.