Un grupo de UDP de Badajoz ha visitado el Balneario Serón de Jaraba (Zaragoza), del 13 al 22 de abril. Han sido 25 personas las que han podido conocer este rincón único y privilegiado de la naturaleza en el incomparable Cañón del Río Mesa, a 17 kilómetros del famoso Monasterio de Piedra. Los visitantes estuvieron doce días en régimen de Pensión Completa en habitación doble o individual con vistas a la naturaleza.

El agua del Balneario Serón es una extraordinaria aliada en la curación, alivio y prevención de múltiples dolencias. Se caracteriza por sus notables cualidades curativas de salud y belleza. Estas aguas tienen propiedades que provienen del interior de la tierra.  El agua es bicarbonatada, cálcico magnésica y tiene una gran acción diurética, por lo que ayuda a eliminar las sustancias de desecho del organismo.

Durante los días de estancia, los tratamientos han sido diversos: chorros, baños termales, piscina, duchas circulares, aerosoles, nebulizaciones… y otras técnicas suplementarias como masajes manuales, parafangos y otras técnicas que gracias a la tarjeta gratuita de UDP-AESFAS se obtiene un 10% de descuento en todas ellas, así como el transporte gratuito hasta el Balneario con un mínimo de 20 personas desde cualquier lugar de España. Uno de los mayores tesoros del Balneario (junto con sus aguas de alta calidad) es sin duda su restauración cuidada y su cocina tradicional que consiguen el deleite de los que lo prueban. El trato personal y familiar en todo momento hace que uno se sienta como en casa desde el primer minuto.

Las actividades en el Balneario de Serón son constantes: además de los tratamientos termales diarios supervisados por nuestro equipo médico especialista en hidrología, diariamente hay actividades de ocio que complementan la estancia. Gimnasia de mantenimiento, escuela de espalda, talleres de masajes, bailes, fiestas temáticas, bingo, cine… Hubo excursiones a Zaragoza, al Monasterio de Piedra, Calatayud… Aunque sólo en el entorno del Balneario, con 80.000 metros cuadrados de jardines y pradera, cruzados por el río Mesa, de agua cristalina y numerosos peces, ya se encuentran motivos de sobras para pasear en plena naturaleza.

Como colofón a estos días maravillosos disfrutamos productos típicos y buen vino de Extremadura compartiendo canciones y estrechando lazos de amistad y fraternidad hasta la próxima ocasión.