Cuidar los bosques es algo que depende de todos. Por un lado, de la política medioambiental que los gobiernos de las distintas administraciones quieran aplicar: legislando para su protección, aportando los recursos necesarios para ello, realizando campañas de sensibilización para la ciudadanía, etc. Pero ¿qué podemos hacer nosotros para cuidar los bosques?

Podemos hacer mucho, hasta crear uno. No es una idea tan disparatada. Si viajamos hasta el nordeste de la India, descubriremos el Bosque Molai, creado por un solo hombre. Ubicado en la isla de Majuli, junto al río Brahmaputra, fue precisamente por una crecida de este, en 1979, cuando la zona que hoy ocupa el bosque quedó arrasada tras una inundación.

Jadav Payeng, que por entonces tenía 19 años y se dedicaba a la venta de leche de búfalos, empezó a plantar semillas de árboles, a llevar termitas, lombrices y otros insectos que nutrieran el suelo. Creando lo que hoy es el Bosque Molai, 550 hectáreas que sirven de refugio a aves, ciervos, rinocerontes, tigres y elefantes, algunos en peligro de extinción precisamente por la pérdida de hábitat.

Cuando un bosque se acaba, se pierde un hábitat clave para la supervivencia de las especies. Según un estudio publicado en la revista Conservation Biology y difundido en España por SEO/BirdLife, la pérdida de masa forestal del planeta en lo que va de siglo ha puesto en riesgo de supervivencia a alrededor de medio millar de especies de mamíferos, anfibios y aves.

Siguiendo la estela de Payeng, son muchas las iniciativas de colaboración ciudadana para el cuidado de los hábitats, que surgen por todo el mundo.

Aquí en España, el Centro Nacional de Educación Ambiental (CENEAM), ha puesto en marcha el programa Hacenderas, que se desarrolla en el bosque de Valsaín, Reserva de la Biosfera, enclavado en la vertiente segoviana del Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama.

Con este programa se pretende tejer un compromiso tangible de las personas con el territorio en el que viven o del que disfrutan, estableciendo una forma distinta de relacionarse con el medio ambiente. Durante nueve jornadas de trabajo, los voluntarios realizarán trabajos de mantenimiento de distintas rutas, colocarán cajas nido o recopilarán imágenes de la biodiversidad del bosque de Valsaín.

Acciones Previstas:

1.Mantenimiento de la senda interpretativa “Paisajes de Guerra”.

La jornada de trabajo se dedicará al mantenimiento de la senda interpretativa “Paisajes de Guerra” (arreglo de la senda y de los recursos interpretados, como trincheras y parapetos).

Fechas de realización: viernes 29 de julio y 12 y 26 de agosto.

2.Adecuación y colocación de cajas nido para aves insectívoras.

Las tareas a realizar incluirán la preparación de las cajas nido y su colocación.

Fechas de realización: viernes 15 de julio y 5 y 19 de agosto.

3.Recopilación de imágenes sobre la biodiversidad de Valsaín y su entorno.

La jornada de trabajo se dedicará a la captura de fotografías digitales, referenciadas geográficamente, para el conocimiento, la divulgación y la conservación de la biodiversidad local y con el objeto de alimentar un Punto de Biodiversidad Virtual.

Fechas de realización: sábados 16 de julio, y viernes 22 de agosto.

Todos los interesados en participar deben inscribirse anticipadamente: Llamando al teléfono 921 473880, en horario de 9:00 a 14:00 (de lunes a viernes); o bien en paseos.ceneam@oapn.es.

Más información aquí.