Tipos de ejercicios y para qué sirven

(lunes, Sep 14, 2015)

En general, los ejercicios se clasifican en cuatro categorías principales: resistencia, fortalecimiento, equilibrio y flexibilidad. A pesar de que las describimos por separado, algunas de las actividades encajan en varias de las categorías. Por ejemplo, muchas de las
actividades de resistencia también ayudan a aumentar la fuerza, y los ejercicios de fortalecimiento pueden ayudar a mejorar el equilibrio.

Resistencia

Las actividades de resistencia o aeróbicas, aumentan el ritmo de la respiración y de los latidos del corazón. Estas actividades le ayudan a mantenerse saludable y a mejorar su condición física, y le ayudan a hacer las tareas que tiene que hacer todos los días. Los ejercicios de resistencia aumentan la salud del corazón, los pulmones y el sistema circulatorio. También retrasan o previenen muchas enfermedades que son comunes en los adultos mayores, tales como la diabetes, el cáncer del colon y el cáncer de mama, las enfermedades cardíacas y otras. Las actividades físicas que desarrollan la resistencia incluyen: caminar rápido, trabajar en el jardín (cortar el césped, rastrillar las hojas), bailar, correr, nadar, andar en bicicleta, subir escaleras o pequeñas montañas.

Las actividades de resistencia harán que sea más fácil empujar a sus nietos en los columpios, pasar la aspiradora o rastrillar las hojas secas del jardín.

Fortalecimiento

Incluso pequeños aumentos en la fuerza de los músculos pueden hacer una gran diferencia en su habilidad de mantenerse independiente y realizar actividades diarias tales como subir escaleras y cargas bolsas del supermercado. Algunas personas se refieren al uso de pesas para mejorar la fuerza de los músculos como “entrenamiento con pesas” o “entrenamiento de resistencia”. Son ejercicios de fortalecimiento levantar pesas o usar una banda de resistencia.

El entrenamiento para desarrollar la fuerza puede mantener su habilidad de cargar maletas u otros objetos, cargar a sus nietos más pequeños o levantar bolsas de abono en el jardín.

Equilibrio

Los ejercicios de equilibrio ayudan a prevenir las caídas, las cuales son un problema común en los adultos mayores. Muchos de los ejercicios de fortalecimiento de la parte inferior del cuerpo también ayudan a mejorar el equilibrio. Por ejemplo apoyarse sobre un sólo pie, caminar de talón a dedos o el Tai Chi.

Los ejercicios de equilibrio le pueden ayudar a pararse de puntillas para alcanzar algo en una repisa alta, subir y bajar las escaleras, o caminar sobre una acera desnivelada sin caerse.

Flexibilidad

Los ejercicios de estiramiento pueden ayudarle a su cuerpo a mantenerse flexible y ágil, lo cual le dará más libertad de movimiento tanto para su actividad física habitual como para sus actividades diarias. Para aumentar la flexibilidad, pruebe los siguientes ejercicios: estiramiento de los hombros y de la parte superior de los brazos, estiramiento de las pantorrillas o el yoga.

Los ejercicios de flexibilidad, o de estiramiento, hacen que le sea posible volver la cabeza hacia atrás para ver que hay detrás suyo cuando mueve el automóvil marcha atrás, arreglar la cama, o agacharse para atarse los cordones de los zapatos.

Te recomendamos

 ¿Te ha resultado de interés? Escribe un comentario

Quizás también te interese leer…

Mantente al día con las últimas novedades 

Somos MayoresUDP

Descubre las actividades, jornadas y novedades de las asociaciones de UDP.

Recibe nuestro boletín

Las últimas novedades de MayoresUDP, en tu correo electrónico.

¡Síguenos!

Como sabes, también estamos en las Redes Sociales. No pierdas la oportunidad para estar conectado y enterarte de todas las novedades. ¡Únete a nuestra comunidad!

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe las últimas noticias del portal

Tu suscripción se ha realizado con éxito