Valoración Elecciones Generales 10N

Tras los resultados de las Elecciones Generales del pasado domingo 10 de noviembre, la Unión Democrática de Pensionistas y Jubilados de España UDP, hacemos un llamamiento a todos los partidos políticos para que se conforme cuanto antes un nuevo gobierno que comience a trabajar sobre las urgentes necesidades y problemas reales de la ciudadanía.

Tras una época de inestabilidad política en la que la agenda social ha estado paralizada, pese a la urgencia de determinadas cuestiones, deben abrir cuanto antes la posibilidad de conformar un nuevo gobierno con generosidad y diálogo, dejando a un lado los intereses partidistas en pro de los intereses de la ciudadanía.

Es necesario impulsar con urgencia políticas sociales en materia de derechos sociales, desigualdades y pobreza para avanzar hacia una sociedad más plural, igualitaria y diversa.

Como entidad apartidista, denunciamos la continuada y reiterada “invisibilidad” del colectivo de personas mayores durante toda la campaña electoral: las personas mayores, pensionistas y/o jubiladas no hemos estado presentes en los discursos y en los debates de los principales partidos políticos, y eso nos preocupa mucho.

Por ello, instamos al nuevo ejecutivo que se conforme a que en las próximas reformas se mantenga el poder adquisitivo de los pensionistas y a blindar las pensiones públicas en la Constitución como un derecho fundamental, prohibiendo su privatización y la pérdida de poder adquisitivo, porque en palabras de Paca Tricio, Presidenta de UDP “lo contrario es condenar a las personas mayores a la pobreza”.

“Nuestras pensiones y las futuras pensiones de nuestros nietos y nietas no son una moneda de cambio político” recuerda Tricio. “Son el derecho a toda una vida de esfuerzo y trabajo”.

Tricio también recuerda que “las personas mayores no solo somos pensiones” y alude a otras reivindicaciones relevantes y de vital importancia como la defensa del Estado de Bienestar, reformas en  ley de la Dependencia o el problema de la Soledad y la necesidad de una Ley por los derechos y el buen trato a las personas mayores y crear una oficina especializada en la atención al maltrato. Sin olvidar a las personas mayores que viven en zonas rurales “que también han sido invisibilizadas por nuestros representantes políticos en sus debates”, ha recalcado Tricio.”