UDP Valencia, la patronal de las residencias, AERTE, y el Consejo Valenciano de Colegios de Farmacéuticos piden a la Conselleria de Sanitat la marcha atrás del modelo de prestación farmacéutica de las residencias de mayores presentado sin su conocimiento.

Esta nueva fórmula fue presentada por la consejera el 21 de marzo, y contempla que todos los residentes (unas 27.300 personas) dispondrán de una atención y seguimiento farmacoterapéutico individualizado que será realizado a través de los 65 nuevos puestos de trabajo de farmacéutico especialista en los hospitales de referencia de cada residencia.

Los medicamentos serán adquiridos y preparados en un único punto (el servicio de farmacia del hospital La Fe de Valencia) donde se centralizará la adquisición, preparación y distribución de las dosis unitarias individualizadas a cada uno de los centros residenciales, con independencia de su naturaleza pública o privada, o su número de camas.

Según la Generalitat, el 100% de los residentes recibirá la misma calidad en la atención farmacéutica y en las mismas condiciones, con una atención equitativa, de calidad y eficiente.

Sin embargo, UDP Valencia, la patronal de residencias y los farmacéuticos muestran su voluntad de cooperación y de aportar mejoras al modelo existente, pero desde la colaboración y el diálogo por lo que se pide que se paralice el nuevo modelo propuesto por la Conselleria de Sanidad Pública y Salud Universal y que se inicie, desde la base, un proceso participativo contando con todas las entidades que actúan en el mismo.

Desde la UDP y AERTE se ha valorado de manera muy positiva el trabajo que realizan los profesionales farmacéuticos en el modelo vigente y se ha insistido en que “se debe contar con la opinión de las organizaciones que están trabajando en la gestión actual para conocer de primera mano las circunstancias concretas de la realidad de las residencias privadas”.

Todos los integrantes manifiestan que el sistema que se aplique debe garantizar que se va a mantener la misma calidad del servicio que reciben actualmente las personas mayores que viven en las residencias y no consideran que el modelo propuesto por la Conselleria vaya a ser capaz de hacerlo al prestarse desde un único servicio de farmacia para más de 250 centros, con características, necesidades y ubicaciones muy diferentes. Por ejemplo, se plantea un reparto semanal de medicamentos cuando actualmente se está haciendo varias veces a la semana e incluso en determinados casos, de manera diaria.

Es muy importante que la Conselleria remita al resto de entidades el estudio económico que ha llevado a cabo para poder contrastarlo de manera conjunta y poder analizar áreas de mejora.

Además, sería un buen momento para seguir avanzando en una coordinación sociosanitaria completa e integral que podría suponer un nuevo sistema de atención a las necesidades sociales y que podría conllevar un ahorro de unos 125 millones de euros anuales, según los estudios presentados en los últimos años.