Con la llegada del 1 de enero, la revalorización de las cuantía mínimas de las pensiones de clases pasivas y del sistema de la Seguridad Social en su modalidad contributiva, de las pensiones no contributivas y de las pensiones no concurrentes del extinguido Seguro Obligatorio de Vejez e Invalidez, se mantienen con una subida del 0,25 por ciento. De esa manera, por quinto año consecutivo, las pensiones subirán el mínimo que marca la ley.

El Real Decreto aprobado por el Consejo de Ministros a finales de diciembre de 2017, además actualiza la cuantías de las asignaciones a favor de hijos con discapacidad con 18 o más años.

Esta revalorización mínima se aplica en ausencia de Ley de Presupuestos Generales del Estado para el ejercicio de 2018. Cuando se apruebe la referida Ley de Presupuestos, se aplicará de forma específica la fórmula de revalorización, emitiendo la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal opinión, respecto de los valores calculados por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social.

De las 9.584.189 pensiones contributivas que se han revalorizado a fecha del pasado 1 de enero, 6 de cada 10 son de jubilación. Además, con respecto a la cuantía máxima de las pensiones para este año, se ha finado en 2.580,13 euros por mes. Es decir, con respecto a las pensiones máximas del año pasado, fijadas en 2.573,70 euros, las pensiones perciben 6,43 euros más.

Cuantías mínimas de las pensiones en 2018

En 2018, seguimos perdiendo poder adquisitivo

El índice de Precios de Consumo (IPC), cerró el 2017 con una tasa de inflación del 1,2%, la tasa mensual más baja de todo el pasado año. Pero a pesar de ello, las pensiones, con la revalorización anual fijada en el 0,25% , siguen creciendo a un ritmo muy desigual a los precios, cinco veces menos que la inflación. Esto se traduce, de nuevo y tras cinco años consecutivos, en menos poder adquisitivo para los pensionistas.

Pero, ¿Se nota la subida mínima del 0,25% en las pensiones? En 2018,  una persona jubilada de 65 años  va a recibir una pensión de 788,90 euros mensuales. Es decir, dos euros más al mes, con respecto al año 2017, en el que la cuantía mínima estaba fijada en 786,90 euros. Un dato aplicable a la mayoría de las pensiones mínimas que no subirán en 2018 más de 3 euros al mes.

Desde Unión Democrática de Pensionistas y Jubilados de España, consideramos de nuevo totalmente insuficiente la subida fijada en el 0,25% de las pensiones, ya que supone una pérdida de poder adquisitivo del 1,25%, afectando a todos los pensionistas. El coste de la vida sigue aumentando cada día, cada mes y frente a los precios, las pensiones siguen prácticamente congeladas ¿hasta cuando tendremos que esperar para que cambie la situación?

Insistimos en reclamar la urgente adopción de medidas que supongan la recuperación del poder adquisitivo de los pensionistas, que pasan por cambiar los términos de la actualización anual fija del 0,25% estipulado desde 2013, por el incremento  anual de las pensiones en función del Índice de Precios de Consumo (IPC), así como la necesaria subida de las pensiones más bajas, equiparando al menos la pensión mínima con el salario mínimo, establecido en 707,60 euros.