Una nuevo examen médico es capaz de predecir con una exactitud de un 100% si una persona padecerá cáncer hasta 13 años antes de desarrollar la enfermedad, según un estudio publicado en la revista científica Ebiomedicine y que ha sido liderado por un equipo de científicos de Harvard y de la Universidad de Northwestern.

Estos investigadores encontraron que las capuchas protectoras de los extremos de los cromosomas, que previenen el daño que pueda sufrir el ADN, presentaban un desgaste más significativo en las personas que padecían cáncer, de hecho, por sus genes parecían tener 15 años más de su edad real.

Esas capuchas, conocidas como telómeros, eran mucho más cortas de lo que deberían y continuaron a acortarse hasta cuatro años antes de que el cáncer se desarrollara, cuando de repente, dejaron de contraerse.

“Este patrón de crecimiento de los telómeros puede ser un buen biomarcador predictivo para el cáncer. Existe una fuerte relación entre este patrón y una amplia variedad de tumores, y con estos exámenes se podría realizar un diagnóstico certero”, ha segurado el Doctor Lifang Hour, autor principal del estudio y Profesor de Medicina en la Universidad Northewestern Feinberg.

En el nuevo estudio, los científicos tomaron múltiples muestras de telómeros durante un periodo de 13 años en 792 personas, 135 de las cuales fueron finalmente diagnosticadas con diferentes tipos de cáncer, incluyendo el de próstata, piel, pulmón y leucemia.

Inicialmente, los científicos descubrieron que en un proceso de envejecimiento, el acortamiendo de los telómeros se detuvo tres o cuatro años antes de un diagnóstico de cáncer. Los telómeros se acortan cada vez que una célula se divide. Cuanto más años tiene una persona, más veces se divide en celdas y más cortos son estos extremos de los cromosomas.

Debido a que las células cancerígenas se dividen y crecen rápidamente, los científicos esperarían que la célcula se acortara tanto que incluso se autodestruyera. “Pero eso no sucede. Sabemos que el cáncer afecta al telómero acortándolo para florecer en el cuerpo”, dijo el doctor Lifang.

Aunque muchas personas pueden no querer saber que van a padecer un cáncer en el futuro, esto podría permitirles hacer cambios en su estilo de vida para reducir el riesgo de desarrollar la enfermedad. En paralelo, la Universidad de Stanford también está trabajando en un proyecto para intentar hacer crecer de nuevo a estos telómeros contraídos por el tumor.