El Museo Thyssen Bornemisza celebra desde el 3 de noviembre y hasta el 7 de febrero de 2016, la exposición `La ilusión del Lejano Oeste´. Paisajes, y personajes que hemos visto reflejados, con más o menos acierto, en infinidad de películas, se nos presentan por primera vez en España como protagonistas de cuadros y fotografías, realizados por artistas que se adentraron en territorio indio durante la conquista del Oeste.

Tramperos y compañías de comercio de pieles, fueron los primeros en abrir las rutas del Oeste, después llegarían científicos y militares que realizaron largos recorridos y que, se hicieron acompañar por artistas que ilustraban sus hallazgos o, que pintaban o fotografiaban los paisajes y a la población indígena.

Los retratistas fueron los primeros en adentrarse en el Oeste en los años 30 del siglo XIX, seguidos de los etnógrafos. George Catlin, con su extraordinaria Galería India, y Karl Bodmer, con la precisa documentación gráfica de los Viajes en el interior de Norteamérica, del antropólogo Maximilian zu Wied-Neuwied, nos permiten conocer en profundidad los campamentos indios, la caza del búfalo y los rituales de numerosas tribus, así como fisonomías y atuendos.

La figura del jefe indio fascinó a cuantos pintores y fotógrafos tuvieron ocasión de observarlos. En estos cuadros y fotografías se muestran con detalle los tocados, las pinturas corporales o los objetos de poder que porta cada uno de ellos. Toro Sentado, Gerónimo o Joseph, quisieron también ser inmortalizados, en el curso de sus viajes por el este de los Estados Unidos durante las negociaciones con el `hombre blanco´, estando ya sus tribus confinadas en reservas.

 

El ferrocarril facilitó el acceso a Yosemite, Yellowstone y el Gran Cañón, convertidos más adelante en parques nacionales. La representación de esta naturaleza desbordante y grandiosa por pintores como Thomas Cole, Albert Bierstadt y Thomas Hill, que crearon obras que tuvieron gran trascendencia en la historia del arte; y por fotógrafos como Carleton E. Watkins, Timothy O’Sullivan y William Henry Jackson que establecieron un modelo de paisaje fotográfico que aún hoy continúa vigente, influyeron enormemente en la imagen que los estadounidenses se formaron entonces del Oeste.

La muestra comienza con una sala dedicada a los exploradores españoles que establecieron los primeros contactos con las tribus, ya desde el siglo XVI, e incluye numerosa cartografía, así como diversos objetos etnográficos que se distribuyen a lo largo del recorrido, además de un conjunto de libros, cómics y carteles de cine procedentes del archivo gráfico de la Filmoteca Nacional y de la colección particular del editor Alfredo Lara.

Por su parte, Miguel Angel Blanco, artista y comisario de la exposición, interesado desde hace años en la cultura india, presenta una selección de libros-caja de su Biblioteca del Bosque, realizados con materiales que ha recogido en sus viajes por las llanuras y cañones de Estados Unidos. El artista ha realizado también una instalación con cráneos de animales simbólicos para los indios y una intervención sonora que evoca el galope de las manadas de búfalos.