Dolores Izquierdo dirige una petición al presidente del Congreso a través de Change.org para que cambien las leyes que dificultan en España compatibilizar trabajo y pensión.

“Tengo 68 años y estoy jubilada tras 35 de prestación de servicios en la Administración Pública como funcionaria. Dependo exclusivamente de mi pensión.Tengo a mi cargo, en la práctica, a mi madre de 95 y a mi hija de 31.
Y sí, me quejo. La convicción de que muchísimos están peor que yo no impide que me queje.
¿De qué? De los sinsentidos estúpidos que la normativa transversal vigente nos impone en España.
Copiemos sin demora el sistema alemán, por ejemplo, de tratamiento a los pensionistas.
Grosso modo:
Sea pensión pública, privada o mixta, el pensionista alemán tiene derecho a seguir activo en el mercado,al menos con carácter esporádico, abonando los correspondientes impuestos. Sea gestionando su Patrimonio Inmobiliario,Financiero, etc, o gestionando su Patrimonio Inmaterial Personal: Destreza,Creatividad, Conocimiento, Experiencia. Y ello sin la espada de Damocles de perder el 50 o el 100% de sus pensiones. Resultado, los pensionistas que así lo deseen, pueden seguir o iniciar actividades, tener proyectos personales, mejorar su situación económica.
Mantenerse activo aporta mas felicidad que verse abocado a la dependencia y el aislamiento demasiado pronto. La felicidad mejora la salud.
La Sociedad se beneficia de la contribución al Fisco,ahorra en Salud y se enriquece con la actividad de los pensionistas que así lo quieren.

En España rige un régimen mas o menos similar para los pensionistas, públicos, privados y mixtos a la hora de gestionar el Patrimonio Inmobiliario, etc. Ahora bien, si se trata de Patrimonio Inmaterial Personal, la norma no reconoce plenamente el Derecho de Propiedad.
Nuestro sistema deja una raquítica rendija, hasta un ingreso de 9.000€ anuales compatibles para los creadores y hasta 6.000€ para los demás, salvo que constituyas una Sociedad.
En teoría, (en este contexto no se entiende el caso de los extras jubilados de Juego de Tronos), pero la normativa transversal hace prácticamente imposible para los no considerados creadores: artesanos, electricistas, profesores. incluso eso.
Para poder hacer cualquier cosa legalmente necesitas estar dado de alta en el Registro de Actividades Tributables. Para obtener la Carta de Artesano, por ejemplo, que es un reconocimiento de la destreza, también hay que estar inscrito en el dichoso Registro.
Eso sí, hay mil maneras de actuar en la sumergida, con la consiguiente pérdida de dignidad para el pensionista y de ingresos fiscales para el Estado. Haciéndonos trampas en el solitario.

Es urgente modificar la normativa española para que los pensionistas podamos seguir contribuyendo, aún en mayor cuantía, al pago de nuestras propias pensiones y al de las futuras, si queremos.
Muchos de nosotros, jubilados a los 65, tenemos vida, ilusiones, proyectos y, aún, salud. Podemos seguir aportando a la Sociedad y a nosotros mismos mientras que el alma y el cuerpo aguanten. Y aguantará mas y mejor si  el hecho de estar percibiendo una pensión que, en muchos casos, hemos ido cotizando durante años, no nos priva del ejercicio de nuestro Derecho de Propiedad sobre el Patrimonio Inmaterial Personal y de nuestro Derecho a la Libertad de elegir cómo nos reinventamos.
No hacerlo posible, y mas en la actual coyuntura económica y demográfica, es una estupidez. Somos una rareza en el entorno de los países europeos desarrollados..
Estas cuestiones, antes o después, nos afectan a todos, y el tiempo pasa muy rápido”.

Si quieres apoyar esta petición puedes hacerlo pinchando aquí