La pérdida auditiva afecta no solo a tus oídos, sino también a tu comunicación con el entorno. Pero no lo des todo por perdido porque hay formas de poner remedio a tu problema de audición.

El concierto de tu grupo favorito, un estreno de cine o las interesantes conversaciones de sobremesa… ¿Suena bien no? El problema surge cuando no se oyen a la perfección estos momentos. Esto quiere decir que se ha perdido audición, pero sobre todo que se está en una fase avanzada de la pérdida auditiva.

Cuando sospechamos que algo no funciona bien en nuestros oídos, debemos acudir a un otorrino o a algún especialista auditivo para que realice las pruebas auditivas pertinentes y valorar así, el estado de la audición.

El problema de perder la audición trae consigo a menudo otras complicaciones como la sensación de aislamiento, frustración e incluso depresión. El vínculo entre la sordera y la depresión existe como consecuencia de la barrera comunicativa que tiene lugar entre las personas con pérdida de audición y su entorno. Esa sensación de soledad puede desembocar, con mucha probabilidad, en una depresión.

En esos casos, poner solución a esa situación es muy importante, no solo por la salud auditiva, sino por la propia salud mental de quien lo sufre. En ese caso, una de las soluciones auditivas más efectivas son los audífonos.

Adaptarse a estos dispositivos es un poco molesto al principio. Es una aparato que acompaña siempre a la persona que los adquiere y por lo tanto es un objeto que el cuerpo detecta como extraño al principio. Sin embargo, una vez superado ese periodo, el audífono se convierte en el aparato preferido para quienes no oyen como deberían.

Audifón, empresa experta en salud auditiva, lucha cada día para que el número de personas que sufre las consecuencias de la pérdida auditiva sea cada vez menor. Su equipo de audioprotesistas trabaja minuciosamente para ofrecer a cada paciente la solución perfecta en función de sus necesidades. Así, recomiendan un modelo de audífono según el tipo de pérdida auditiva que se tenga.

Si sospechas que ya no oyes como siempre, acude a tu otorrino de confianza o a un experto en audición. Audifón tiene la solución para tu problema de audición. Olvídate de las consecuencias de la pérdida auditiva y de los cambios que pueda producir en tu humor y carácter. Acércate a tu centro Audifón más cercano y recupera tu audición.