El Presidente de la Generalitat, Ximo Puig, ha anunciado la supresión del copago sanitario para los pensionistas y las personas con discapacidad a partir del 1 de enero de 2016.

Así lo ha anunciado a los medios de comunicación tras reunirse con el presidente Nacional de Unión Democrática de Pensionistas, UDP, Luis Martín Pindado, y con los presidentes de las federaciones provinciales de Valencia, Castellón y Alicante.

La supresión del copago beneficiará a 850.000 pensionistas de la Seguridad Social con pensiones inferiores a 1.000 euros mensuales y por otro lado, a 136.200 personas con discapacidad menores de 18 años con una minusvalía reconocida mayor del 33% o mayores de 18 años con un grado de minusvalía superior al 65%. Las personas con discapacidad también recibirán ayudas para compensar los copagos en los productos ortoprotésicos.

El presidente nacional de UDP, Luis Martín Pîndado, ha manifestado que “la decisión del Gobierno de la Generalitat Valenciana es una muy buena noticia, y espero que en la nueva legislatura, el gobierno de la nación, sea del color político que sea, la adopte a nivel nacional. La gran mayoría de los jubilados tienen pensiones muy bajas, y soportan gastos familiares que antes no tenían. No se trata de que no paguen todos los pensionistas, sino aquellos que tienen las rentas más bajas”.

Martín Pindado saluda a Ximo Puig en presencia de José Sanchís y Manuel Lora (detrás)

Martín Pindado saluda a Ximo Puig en presencia de José Sanchís y Manuel Lora (detrás)

A este respecto, Puig ha explicado que en el caso de los pensionistas todas aquellas personas que tengan una renta inferior a mil euros al mes “no van a tener que pagar ninguna medicina porque es una cuestión de justicia”.

El Presidente Puig considera que esta medida “es una cuestión básica y fundamental porque hay que garantizar que todas las personas sigan el tratamiento médico” que se les ha prescrito ya que según datos del propio ministerio de Sanidad más de 300.000 personas en la Comunitat Valenciana han abandonado sus tratamientos médicos por no poder pagarlos.

En la reunión también participaron los presidentes de UDP Valencia, José Sanchís; UDP Alicante, Marisa Gimeno; y UDP Castellón, Manuel Lora,  con quienes se ha acordado abrir una mesa de diálogo permanente con la Unión Democrática de Pensionistas con el objetivo de buscar fórmulas que mejoren la interacción y la búsqueda de soluciones de los problemas de las personas mayores.

Puig ha asegurado que la UDP “es la institución más importante en el ámbito de la defensa de los derechos de las personas mayores” y que su trabajo de representación de este sector de la población es indispensable para conseguir “una sociedad fuerte, potente y cohesionada”. En este sentido, ha afirmado que “sería absurdo y ridículo por parte de la sociedad dejar perder ese acervo de experiencia”.