Ver películas y disfrutar del teatro, un placer saludable

Aunque se suele asociar solo con la diversión y el ocio, ver películas y disfrutar del teatro tiene ventajas tanto para la salud psicológica como para la física, nos lo cuenta nuestro amigo y compañero, el gerontólogo Víctor López García.
Comparte esta noticia

Aunque se suele asociar solo con la diversión y el ocio, ver películas y disfrutar del teatro tiene ventajas tanto para la salud psicológica como para la física, nos lo cuenta nuestro amigo y compañero, el gerontólogo Víctor López García.

Sobre el Autor

Víctor López García. Médico Gerontólogo. Responsable del área de salud en UDP. Autor del libro “Longevidad extrema: un desafío existencial”.

El cine y el teatro como entretenimiento en las personas mayores

En cuanto al cine es un entretenimiento magnífico para las personas mayores. Sólo necesitan sentarse cómodamente y concentrarse en lo que ven. Hay un sinfín de películas que pueden ser del agrado e interés de las personas mayores.

No obstante, las películas cargadas de terror, de violencia o de angustia expectante… no son recomendables para las personas mayores sensibles y de nervios inestables.

Por el contrario, ver buenas películas pueden ser una fuente de emoción sana, de estética, y a veces, de pensamientos profundos, que calan en lo más hondo del espectador.

Algunas películas bien diseñadas en cuanto a imágenes, argumento, guion y música acompañante dejan una huella indeleble en las personas que las ven, sirviendo de estímulo para seguir viviendo con más fuerza si cabe, y ello es muy necesario en algunas personas mayores que se sienten desanimadas, deprimidas y con una actitud negativa y pesimista ante la vida.

Quien no recuerda aquellas películas que vieron en su infancia, en su juventud o en la etapa de adulto que por su calidad y el buen mensaje que transmitieron, quedaron muy grabadas en la memoria.

En mi caso particular, estas son algunas de las películas que aún recuerdo con nostalgia e interés.

  • Lo que el viento se llevó, cuyos autores fueron Vivien Leigh, Olivia de Havilland y Clark Gable
  • Casablanca, actores Humphrey Bogar e Ingrid Bergman
  • El salario del miedo, director Henri-Georges Clouzot, actor principal Ives Montand
  • Ladrón de bicicletas, director Victorio de Sica, actor principal Lamberto Maggiorani
  • El manantial de la doncella, director sueco Ingmar Berman
  • Milagro en Milán, director Victorio de Sica
  • La ley del silencio, actor Marlon Brando, director Elia Kazan
  • Horizontes de grandeza, actor Gregory Peck

Me dejaron un grato recuerdo las películas de Gary Cooper como fueron El árbol del ahorcado y Sólo ante el peligro.

Yo sé que cada lector tendrá sus propias películas de preferencia y que no han quedado en el olvido.

Desde un punto de vista terapéutico, el cine puede ser una herramienta de entrenamiento de la mente, de la comprensión, de la capacidad visual, acústica, concentración y de la memoria. Asimismo, fomenta la cultura e incita a la reflexión y a la confirmación o rechazo de las propias ideas.

Cosa muy necesaria para algunas personas mayores.

Finalmente, las dos horas que dura más o menos la película es como un breve paréntesis, que nos libera de los pesares, preocupaciones y de la crudeza de la vida diaria.

Y, ello se produce porque la proyección de una película es una conjunción magistral de argumento, imágenes, interpretación de actores o actrices, palabras, música de fondo o acompañante… y por añadidura, dándose en un salón donde reina el aislamiento y la oscuridad, lo que facilita extraordinariamente la concentración del espectador en la película.

una obra teatral de categoría constituye uno de los placeres intelectuales, emocionales y espirituales más intensos que puede gozar una persona de sensibilidad.

En cuanto al teatro, una representación de una obra teatral de categoría constituye uno de los placeres intelectuales, emocionales y espirituales más intensos que puede gozar una persona de sensibilidad.

Ya que se produce una percepción e interacción muy intensa entre la interpretación del actor y, lo que dice -no solo con sus palabras- sino también con sus gestos (expresión no verbal) y lo que representa los decorados, la vestimenta y la ambientación del escenario.

Algunas veces, una buena obra de teatro permite al espectador formarse una idea del mundo- con inclusión de cosas ocultas de él- incluso más profunda que la que la que ofrece la simple realidad vivida o existente …y, esto ocurre porque el teatro ofrece una perspectiva más selectiva que la realidad misma.

El teatro es, pues, uno de los grandes placeres que tiene a su alcance la persona mayor, para cultivar y entrenar su mente y espíritu, conocer el mundo en su propia esencia y liberarse de toda coacción ambiental perjudicial.

Hay innumerables autores de teatro, sobre todo, son   destacables los autores en el siglo de oro de la literatura española. 

Autores que recuerdo son Calderón de la Barca, Lope de Vega, Jacinto Benavente, Ramón María del Valle Inclán, Federico García Lorca…

En cuanto a obras de teatro y autores sé que cada lector tendrá sus propias preferencias y buenos recuerdos.

Resumiendo

Valoramos que tanto ver películas de calidad como asistir a obras de teatro interesantes y de insignes autores constituyen un goce incomparable para la persona mayor, pero se entiende, que esta necesita disponer de facultades visuales, acústicas y de comprensión suficientes para poder disfrutar de ellas.

Se entiende también que muchas personas mayores disfrutan más de las películas y obras de teatro si van acompañadas de familiares o de amigos.

Redimensionar fuente
Modo contraste
www.mayoresudp.org utiliza cookies que permitirán mejorar tu experiencia como usuario y, en cumplimiento de la LSSI (LEY 34/2002, de 11 de julio, de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico, modificada por el RD 13/2012 en su artículo 22.2),    Más información
Privacidad