Según un estudio publicado por la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), sobre Olas de frío desde 1975, la peor fue la registrada entre los días 8 y 18 de febrero de 1983, que afectó a 44 provincias, con una temperatura media mínima de la ola de 6.6ºC; registrándose la temperatura más baja en el aeropuerto de los Llanos en Albacete (-20ºC).

Aunque no fue durante esa ola de frío, cuando se registró la temperatura más baja hasta hoy en España, fue un 2 de febrero de 1956, en Estany Gento (Lérida), -32ºC. Situado dentro del Parque Nacional de Aigües Tortes, en el pirineo leridano a más de 2.000 metros sobre el nivel del mar, el acceso al Lago Gento se puede realizar tomando el servicio del teleférico, de la Vall Fosca, ascendiendo desde el lago de Sallente, con un recorrido de 700 metros lineales y un desnivel de 407 metros, en un trayecto de 13 minutos. Este servicio solo está abierto de julio a septiembre.

Teleférico de la Vall Fosca   o Valle Oscuro.

Teleférico de la Vall Fosca o Valle Oscuro.

En invierno se puede visitar, eso sí muy abrigado, los pueblos que forman parte de la Vall Fosca, entre otros, La Pobleta de Bellveí, Estavill, Castell-estaó, Beranui, La Plana de Mont-rós, Astell, Oveix, Aguiró, Paüls, Pobellà, Mont-rós, Molinos, La Torre de Capdella, Aiguabella, y el más alto Capdella, a 1.420 metros de altitud.

Siete años más tarde en Calamocha (Teruel),  a las puertas del invierno, un 17 de diciembre de 1963, el termómetro marcó -30ºC. Situado a 900 metros sobre el nivel del mar, en lo alto del valle del Jiloca, en su término municipal se pueden encontrar numerosos espacios naturales incluidos en la Red Natura 2000, como la sierra de Fonfría, el sabinar de Villarejo, los yesos del valle de Pancrudo o la laguna de Gallocanta, que es la de mayor extensión de la Península Ibérica y la mayor de agua salina de Europa Occidental. Más de cien tipos de aves nidifican en ella, aunque son más de 200 especias las que eligen Gallocanta como parada en sus migraciones, especialmente las grullas entre los meses de octubre y marzo, siendo el mes de diciembre a pesar de sus bajas temperaturas, el más recomendable para la observación de aves.

Calamocha nevada.

Calamocha nevada.

Calamocha cuenta además con un interesante casco histórico con numerosas casas solariegas, un puente romano declarado de interés cultural; y en su término municipal se encuentran las torres de Olalla, Navarrete del Río, y Lechago, de estilo mudéjar aragonés, estilo arquitectónico declarado por la Unesco Patrimonio de la Humanidad.

Razones no faltan para ir a Calamocha, a pesar del frío, al igual que a la villa de Molina de Aragón (Gualajara), declarada conjunto histórico-artístico, entre otros por el castillo-alcázar, construido por los Lara en los siglos XII Y XIII; el puente románico; las iglesias de Santa Clara (finales del s. XIII), San Gil y San Felipe (S.XVII), o el convento de San Francisco. Fundado en el siglo XIII por doña Blanca, última señora independiente de Molina de Aragón, su torre, coronada por una veleta de tres metros de altura tallada en madera de sabina, y conocida como `El Giraldo´, convertido en uno de los símbolos de la ciudad. Pues bien, hasta el Giraldo debió quedarse congelado, aquel 28 de enero de 1952, bajo los -28,2ºC, la temperatura más baja alcanzada en Molina.

Molina de Aragón.

Molina de Aragón.

Además del pueblo, centro del Señorío de Molina, es recomendable visitar el Parque natural del Alto Tajo, donde disfrutar de los cañones fluviales que  el joven río Tajo y sus afluentes, han ido tallando a lo largo de los siglos, constituyendo uno de los sistemas de hoces más importantes de la península ibérica, tanto por su extensión como por el estado de conservación de los distintos ecosistemas que alberga.

Más al norte, abandonando tierras castellanas y acercándonos a la costa, Reinosa en Cantabria, es otro de los puntos fríos de la península registrándose como media 90 días al año de heladas, aunque los reinosanos o campurrianos recuerdan especialmente aquella  del 4 de enero de 1971 cuando el mercurio bajó hasta los -24,6 ºC.

Situada a 851 metros sobre el nivel del mar, es el centro de la comarca Campoo-Los Valles, y por ella surcan los ríos Ebro, Híjar, Izarilla y el Río de las Fuentes. Reinosa recibió el título de ciudad el 22 de noviembre de 1927, siendo junto a Santander y Torrelavega, los tres únicos núcleos urbanos de Cantabria con tal distinción.

Entre su patrimonio destaca la iglesia de San Sebastián, el mejor ejemplo de la arquitectura barroca de la comarca. Cuenta la leyenda que las piedras para su construcción procedían de las cercanas ruinas romanas de Julióbriga, fundada entre los años 15 a 13 a. C. por la Legio IV Macedonica romana. En la actualidad acoge el Museo Domus Romana, una reconstrucción de la llamada Casa de Los Morillos, excavada en la misma ciudad y perteneciente a una familia de clase media-alta. El Centro se sitúa a 3 kilómetros de Reinosa sobre una loma con unas vistas espectaculares del embalse del Ebro.

Ruinas romanas de Julióbriga.

Ruinas romanas de Julióbriga.

Sobre las ruinas romanas, se levanta la iglesia de Santa María de Retortillo (s.XII), en cuyo interior destacan sus dos capiteles del arco triunfal: en uno de ellos se representa a dos caballeros, con armadura y cota de malla, lanza en ristre; mientras en el otro, aparece un guerrero con armadura (cristiano) y otro sin ella (musulmán), y en medio una mujer separándolos, e intentando poner paz.

Y en este top de los lugares de la península ibérica donde más frío ha hecho hasta le fecha, Albacete ocupa el 5º lugar, en su aeropuerto de Los Llanos se registró en enero de 1971 una mínima de -24 grados.

Eje importante de comunicaciones, y del comercio, el Barrio de la Industria, o el Pasaje Lodares, son un claro reflejo del desarrollo y el auge comercial que vivió la ciudad a principios del siglo XX. Merece la pena una visita a este último, construido a imagen y semejanza de las galerías comerciales existentes en Italia. Su cubierta de hierro y cristal es un gran tragaluz que une las calles del Tinte y la calle Mayor. En el interior hay figuras alegóricas que representan la Industria, la Riqueza de la Tierra, las Artes Poéticas y las Artes Liberales; además de numerosas cabezas de Mercurio, dios del comercio.

La iglesia de Juan Bautista de Albacete, obtuvo el título de catedral en 1949.

La iglesia de Juan Bautista de Albacete, obtuvo el título de catedral en 1949.

De finales del XIX, es también el Teatro Circo, único de España y declarado bien de interés cultural. Inaugurado el 7 de septiembre de 1887, es de estilo neo-mudéjar, y en la actualidad se realizan en él, todo tipo de representaciones.

No podemos abandonar Albacete sin visitar su Museo Municipal de la Cuchillería, en el que se hace un recorrido por los cinco siglos de historia de esta industria en la ciudad, y que tanta fama la ha dado.