Que España, posee un pasado industrial es cierto, a la vista están los numerosos vestigios de distintos sectores industriales repartidos por todo el territorio. La industria Minera, siderurgia, textil, o salinas…, tuvieron un gran impacto económico y social, y además nos dejaron un importante patrimonio industrial del que ahora podemos disfrutar, como las fábricas textiles de Béjar (Salamanca), o las ferrerías del Valle del Hierro en Legazpi (Guipúzcoa), por las que hoy les proponemos hacer una ruta.

Las Fábricas Textiles de Béjar (Salamanca)

Béjar cuenta con un importante patrimonio histórico industrial, testigo del floreciente pasado textil que vivió la ciudad. En la actualidad, la mayor parte de las fábricas se encuentran abandonadas, pero sus imponentes figuras a lo largo del río Cuerpo de Hombre, son testigo de la historia y de formas de producción ligadas al contexto sociocultural reciente de los bejaranos.

Una industria que encontró su punto álgido a mediados del s.XIX, entonces existían 200 fábricas que llegaban a producir 745.600 varas de paño y bayeta, y que daban empleo a unas 4.000 personas, más otras 600 que lo hacían en la cuarentena de telares de lino y cáñamo que había. Lo que da idea de la importancia que tuvo esta industria no sólo en Béjar, sino en toda la comarca, fundándose incluso una Escuela Industrial que pudiera formar la mano de obra especializada que se necesitaba.

En la actualidad apenas sobreviven una treintena de empresas del textil que dan empleo a aproximadamente 200 trabajadores.

Las fábricas se situaron a lo largo del río aprovechando así la corriente de agua que las daba servicio y que ponía en movimiento sus máquinas o alimentaba las turbinas hidráulicas. Para optimizar su uso, parte de la corriente se represaba en las distintas “pesqueras” que permiten aún hoy distribuir el agua por los canales. A lo largo de la ruta, se pueden observar distintas pesqueras, como la de los Caballos, la de los Capitanes, la Tapia y la de los Ladrones.

La ruta transcurre por un camino sencillo y agradable que bordea el río en el tramo que atraviesa Béjar por su extremo norte a la altura del casco urbano y va pasando por varias de las fábricas ribereñas, algunas muy significativas en el desarrollo industrial de la ciudad, como la Antigua Fábrica de D. Luis Izard Muñoz y la de Leandro Téllez, la Fábrica Pablo Farras Faus S.A., el Museo Textil, el Puente Gótico de San Albín, la Fábrica Hilaturas Béjar S.A. (HIBESA) y las Antiguas fábricas de La Industrial Bejarana o La Estambrera y la de García y Cascón.

El recorrido total de ida y vuelta es de aproximadamente 4 km, con una duración aproximada de una hora y media.

Más información:

http://www.bejar.es/ciudad/patrimonio-industrial/fabricas-textiles/

Valle del Hierro, Legazpi (Guipuzcoa)

mayores_udp_ferreria-mirandaola

A través de esta ruta turísticocultural se muestra, una parte de la historia que mejor refleja la identidad del País Vasco, y de su pasado industrial, especialmente en Guipúzcoa. El impacto que la industria del hierro tuvo en la sociedad vasca, así como su extracción y manipulación, pueden verse a lo largo de distintos puntos de este Valle del hierro. Todo ello puede encontrarse en el Museo del Hierro Vasco, sede también de la Oficina de Turismo de Mirandaola, donde se hace un repaso de los oficios que surgieron en torno al hierro como los ferrones o herreros, mineros o carboneros, estos últimos representados en una carbonera a tamaño real.

Indispensable es también la visita a la Ferrería de Mirandaola que ofrece un espectáculo único en todo el País Vasco. Aquí los ferrones o herreros, vestidos como en el siglo XVI ponen en marcha la maquinaria, el agua mueve gigantescos fuelles y martillo con el que golpean el hierro al rojo vivo.

La industria del hierro, trajo consigo las grandes fábricas, en una de las cuales el escultor vasco Eduardo Chillida estableció su taller, donde encontraría el espacio necesario para realizar sus grandes esculturas. Aquí, en la Fábrica de Chillida se muestran los talleres de papel y de forja del escultor, las maquinas de la Gran Forja, modernos sistemas audiovisuales y entrevistas a los trabajadores entre otros.

Esa clase obrera, que llenaba las grandes ferrerías, a mediados de los años 50, sus casas, los colegios a los que acudían sus hijos, los economatos donde compraban, etcétera; son motivo también de la configuración de la llamada Ruta Obrera, que se desarrolla también en este Valle del Hierro.

Muchas de estas visitas son con cita previa.

Más información: mirandaola@lenbur.com

Tfno: 943730428

www.lenbur.com