Esta semana salen a la venta los viajes del Imserso, y se prevé la habitual avalancha de clientes en busca de su plaza. En 2016 se ponen a la venta 1.135.000 plazas en el programa de Turismo Social, que todos los años se agotan invariablemente.

Además de estos viajes promocionados por la administración central, las diferentes administraciones autonómicas e incluso muchos ayuntamientos ofrecen a los mayores de su ámbito viajes de todo tipo.

El mercado de viajes para mayores parece un filón inagotable donde todas las empresas acuden a hacer negocio. Las grandes agencias, como Barceló, Halcón, Logitravel, Nautalia, etcétera, disponen de catálogos de viajes para mayores de 55 que ponen en venta sus viajes por estas fechas.

La lucha de las empresas por conseguir clientes es dura, y en ocasiones las prácticas no son del todo transparentes. En el sector no ha gustado nada la acción de Mundosenior, que ha puesto en marcha Mundosenior Plus, una marca que comercializa productos para mayores, vendiendo viajes a Canarias y Baleares tres días antes que los viajes del Imserso. Estos viajes a las islas no forman parte de los viajes del Imserso, cuyos viajes a las islas tiene adjudicados Mundiplan, pero la publicidad da a entender que sí, y esta actuación en el sector ha despertado recelos y críticas de publicidad engañosa.

¿Puede el mercado absorber tanta oferta?

Pero ¿está el mercado preparado para tanta oferta de viajes? En opinión de Luis Mata, director general comercial de Club de Vacaciones, no. “Muchas de las empresas que se dedican a viajes para mayores no segmentan a su público, y van sólo a precio”. “En mi opinión, continúa Mata, hay que segmentar claramente. En Club de Vacaciones el titular que contrata el viaje debe tener más de 60 años. Otras empresas no segmentan y venden desde 50 o 55 años. Además, es importante ofrecer variedad, calidad y sentido común a la hora de organizar los viajes”.

Comienza la temporada de viajes fuera de temporada y las ofertas se multiplican. Si vas a contratar un viaje, es importante seguir algunas recomendaciones:

1. Elige bien la agencia de viajes: comprueba que tiene buenas referencias y está adherida al sistema arbitral de consumo (suelen colocar esta pegatina a la entrada del local o en otro lugar visible).

2. Elige bien la web: si compras online lee atentamente las condiciones generales y comprueba que la página cuenta con una dirección física en España y/o con teléfono/email en el que contactarles.

3. No pierdas los papeles: conserva los documentos que acrediten la reserva y el resto de datos (imprime los emails, guarda recibos y pantallazos).

4. Usa pasarelas de pago seguras: su URL empieza por https:// (y aparece el icono de un candado). Paga desde tu ordenador (o tu smartphone/tablet) y evita los equipos o redes WiFi públicas.

5. Planea bien las fechas: si decides anular un viaje combinado con menos de 15 días de antelación, lo más probable es que debas pagar una penalización de entre el 5% y el 15%, más gastos de anulación y gestión (a no ser que se deba a una causa de fuerza mayor). Si se trata de servicios sueltos, infórmate bien de las condiciones antes de pagar.

6. Los viajes combinados tienen más garantías: si contratas un viaje combinado (que incluya al menos una noche de estancia u ofrezca al menos dos servicios que sobrepasen las 24 horas: transporte, alojamiento, excursiones…), tendrás más protección legal que al adquirir servicios sueltos. Esto es así porque la agencia de viajes es igual de responsable que la compañía que presta el servicio (compañía aérea, hotelera, tour operador, etc.).

7. Teléfonos útiles siempre a mano: como mínimo el de la agencia en España y el de su representante en el lugar al que viajas.

8. Reclama los retrasos: todo retraso te da derecho a asistencia. Y si llegas a tu destino con más de 3 horas de retraso, te corresponde una indemnización. Si se trata de una cancelación, puedes optar entre llegar al destino lo antes posible o anular el billete y que te devuelvan el importe.

9. Guárdate los folletos publicitarios o los pantallazos de la web. La publicidad se vincula al contrato y, si los servicios no se corresponden con los publicitados, puedes reclamar.

10. Lleva móvil, tablet o cámara con la batería cargada: en el aeropuerto podrían impedirte el embarque si las autoridades intentan encender el dispositivo y no funciona (por sospechar que se trata de otra cosa).